Menu

Soy judía, americana, sin embargo podrían prohibirme de participar en Birthrigth Israel

Soy judía, americana,  sin embargo podrían prohibirme de participar en Birthrigth Israel

Forward. 

 

Para el verano había pensado viajar a Israel a través de Birthright, una organización que ofrece viajes gratuitos de 10 días al país para jóvenes judíos. Había estado esperando desde hacía mucho tiempo el viaje.

 Ahora, no sé si me permitirán viajar.

 Cumplo con todos los requisitos de Birthright. Mis padres son judíos y asistí a una sinagoga conservadora, hice mi Bat Mitzvah. Visité Israel una vez, pero nunca en un viaje organizado. Soy activa en el Stanley Hillel y profundamente comprometida con la causa de Israel en las discusiones en el campus.

 Entonces, ¿cuál es el problema? Soy una firme partidaria de la solución de dos Estados como la única manera de asegurar el futuro de Israel como patria democrática del pueblo judío y garantizar los derechos del pueblo palestino. Veo la ocupación y el atrincheramiento y expansión del movimiento de asentamientos como una amenaza a estos principios. Debido a esto, hago la elección personal de no comprar productos fabricados en asentamientos israelíes en Cisjordania.

 De acuerdo con una nueva ley, esta posición significa que potencialmente podría serme prohibida la entrada a Israel. A principios de este año, la Knesset israelí aprobó una legislación que prohíbe la entrada al país de ciudadanos extranjeros que apoyan boicots económicos, culturales o académicos hacia Israel o los territorios que controla más allá de la Línea Verde.

 El alcance de esta ley y su aplicación siguen sin estar claros. Pero muchos judíos estadounidenses pro-israelíes están preocupados de que, gracias a nuestras creencias políticas, ya no podamos ser bienvenidos en Israel. Es por eso que más de 500 estudiantes pro-Israel de diferentes afiliaciones políticas y antecedentes han escrito una carta abierta a Birthright instando a la aclaración sobre esta cuestión profundamente incierta e importante.

 Como organización judía comprometida a llevar a jóvenes adultos de origen judío a Israel para explorar su herencia religiosa y cultural, ¿Ha discutido Birthright esta nueva ley con el gobierno israelí? ¿Se estudiará a los estudiantes para ver si adherimos a una ideología política?

 Hay muchos jóvenes judíos como yo en Stanford y en todo el país que están entusiasmados con viajar por Israel, pero también nos encontramos en oposición a la política de asentamientos del país y profundamente preocupados por la ocupación en curso. No estamos solos. Según una encuesta de 2016 en los votantes judíos estadounidenses, el 78 por ciento quisiera ver a Israel limitar o detener la expansión de los asentamientos.

 Me opongo activamente al movimiento BDS por no reconocer el derecho de Israel a existir y por borrar las fronteras entre Israel y los Territorios Palestinos. De hecho, he pasado mucho tiempo en el campus trabajando con nuestro capítulo de J Street para luchar contra las propuestas de desinversión en Stanford.

Pero esta legislación no hace nada para oponerse efectivamente al Movimiento BDS. Por el contrario - al tratar lo que ocurre en el territorio ocupado como no diferente de Israel dentro de la Línea Verde, este proyecto de ley juega a favor del Movimiento Global BDS. Al erosionar la democracia israelí, aísla y daña más al país. Estas son todas las razones por las principales organizaciones judías estadounidenses como la Liga Anti-Difamación y el Comité Judío Americano se han opuesto públicamente aeste proyecto de ley.

El creciente aislamiento causado por el proyecto de ley podría afectar a Birthright también. Si la organización decide no interrogar a los solicitantes sobres sus opiniones y decisiones sobre los asentamientos, podría violar la ley israelí, con serias implicaciones monetarias y políticas. Si decide restringir a los becados, debilita su propia misión y evita que los judíos estadounidenses participemos de estas experiencia.

 Independientemente de su propia elección, espero que Birthright reconozca que esta ley aumentará la aprensión entre los asistentes potenciales y disuadirá a muchos de participar en el programa. Durante los últimos años, Birthright ha cambiado las reglas y A flexibilizado algunos de sus estándares anteriores. Los estudiantes universitarios en el proceso de expresar nuestras creencias políticas y convicciones no queremos pasar por una prueba de fuego política. El gobierno israelí debe saber que esta ley podría hacer que los jóvenes judíos eviten viajar a Israel.

 Birthright debe asegurarse de que los jóvenes judíos pro-Israel, anti-ocupación como yo somos bienvenidos en su programa .

 Más que mis planes de viaje, lo que está en juego es el futuro de Israel - y el futuro de la relación judía americana con Israel.

 Rachael Stryer es estudiante del último año de la Universidad de Stanford y Co-Presidente de J Street U Stanford.

 

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba