Menu

Rafael Porzecanski, no concibo mejor solución que dos estados para dos pueblos.

Rafael Porzecanski, no concibo mejor solución que dos estados para dos pueblos.

Hoy se cumplen 50 años del comienzo de una guerra breve (la de los Seis Dias) y de un conflicto extenso vinculado a la suerte territorial de Gaza, Cisjordania y Jerusalem. Ya he dicho en otros ámbitos que hay tiempos para decir y tiempos para callar y que en este contexto, todo aquel judío descontento con los duraderos efectos de esa guerra breve debería alzar su voz. Lejos de la política de barrer hacia adentro, soy un convencido que una diáspora que se muestre diversa ideológicamente y sin miedo a la autocrítica, hace honor al auténtico espíritu del judaísmo.

Reconociendo plenamente la complejidad del conflicto, asumiendo la incertidumbre que cualquier propuesta de solucionarlo conlleva y sabiendo que el mismo no empezó en 1967 sino mucho antes, por más vuelta que de al asunto, por mas literatura que incorpore y por mas voces que escuche, no concibo solución mejor que dos estados para dos pueblos.

El estado judío ya existe y mucho costó levantarlo y sostenerlo (y como casi todo estado, la historia de su fundación está llena de claroscuros). Es tiempo ahora no sólo de permitir sino incluso incentivar a que el pueblo palestino (que constituye hoy casi la mitad de la población habitante sumando Israel, Gaza y Cisjordania) tenga su propio estado, no una entidad territorial bloqueada y sumida en la miseria por mutuas responsabilidades (Gaza) o una frágil autoridad política sin contiguidad territorial (la Autoridad Palestina).

Que quede bien claro entonces: a este simple judío de a pie, el actual gobierno israelí (sumido en el statu quo desde hace años) no lo representa.

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba