Menu

No al terrorismo, no a la islamofobia, decimos los que queremos a Israel y sus hermanos

No al terrorismo, no a la islamofobia, decimos los que queremos a Israel y sus hermanos

El título original- No al terrorismo, no a la islamofobia

  

                                                     Por Lic. Rafael Winter (Rufo) 

 

No es novedad que asistimos ya desde hace tiempo al auge  del fundamentalismo islámico. 

 Las atrocidades que  cometen día a día no tienen parangón en el siglo XXI. 

Tergiversando, distorsionando o mal interpretando  sus propias fuentes religiosas.

 ¿Cómo es posible que “personas” sean capaces de cometer semejantes atrocidades contra otras personas? Y para peor: en nombre de su D"os, en nombre de su religión. 
El “fenómeno" del terrorismo fundamentalista es por supuesto anterior al 11/9.

 No obstante, de allí en más y hasta el día de hoy no se detiene y es cada vez más preocupante.  

 Preocupa en Medio Oriente, Europa, África, América:  en todo el mundo.

 Si bien la sensación momentánea puede ser que “no creemos que esto pueda pasar en tal o cual lugar”, es apenas eso: una sensación. 

Aunque sin paranoia y sin tener que entrar en pánico, debemos estar alertas, en mayor o menor medida. En cualquier lugar. 
Por si todo esto fuera poco, los fundamentalistas islámicos –llamémoslos por su verdadero nombre: terroristas- se las “ingenian” para crear con el paso del tiempo y favorecidos por la pésima estrategia de potencias y países, grupos terroristas que son unos peores que los otros. Con tácito-implícito apoyo de algunos países de la región. 

Hamas, Hizbollá, Al Qaeda, Boko Haram,Talibanes, entre otros; y de un tiempo a esta parte la “novedad” del Estado Islámico o Isis.

No sabemos, yo por lo pronto no lo sé exactamente, la reacción que estos asesinos despiertan en el mundo árabe, entre la mayoría de los árabes comunes y corrientes. 

Quiero creer que interiormente están, deberían estar, absolutamente en contra.

 ¿Pero lo manifiestan? 

Los clérigos, líderes espirituales árabes comunes y corrientes ¿manifiestan en las mezquitas, en sus sermones semanales, algún tipo de oposición.?

Seguramente hay árabes que no se animan a protestar por temor a represalias. Probablemente haya otros cuya reacción sea decir “no en mi nombre están haciendo esto”.

"No en nombre del Islam". De todos modos daría la sensación que el heterogéneo mundo árabe  no es lo suficientemente enérgico en la condena a lo que hacen los fundamentalistas islámicos "en nombre de su religión".

 

Los horribles atentados perpetrados en París el 13  de noviembre pasado no hicieron más que agravar la situación.

Buena parte del mundo –que extrañamente reacciona distinto ante el terrorismo, dependiendo a veces de quien es el agredido pero eso ya es otro tema- se unió con razón, para condenar estas atrocidades y con Francia a la cabeza decidió tomar el toro por las astas.

La compleja situación que hay especialmente en Siria, no favorece una mejor acción conjunta. De todas formas está claro que la única manera de enfrentar y vencer al Estado Islámico en particular y al terrorismo en general es mediante una acción conjunta y coordinada. La historia ya nos ha enseñado varias veces cuales son las consecuencias cuando se deja avanzar a la barbarie sin detenerla a su debido tiempo. 

Alemania nazi, 1933 lo demuestra y lo comprueba. 

 

 Una de las consecuencias de las horribles acciones terroristas islámicas ha sido y lo sigue siendo el incremento de la islamofobia. Se pone a todos en la misma bolsa. En ese sentido el “ejemplo” más notorio de estas últimas semanas aunque no  el único es el de uno de los candidatos republicanos a la presidencia en los EEUU.

 “El empresario Donald Trump, uno de los aspirantes a la candidatura republicana para las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos, pidió detener la entrada de musulmanes en Estados Unidos de forma "total y completa".

En lo personal, rechazo estas expresiones y otras similares, provengan de quien y de donde provengan.

Una cosa es una cosa y otra cosa…

Que al fundamentalismo Islámico –a CUALQUIER fundamentalismo en realidad- hay que combatirlo, no hay duda. Que Isis es hoy en día una de las principales amenazas al mundo civilizado tampoco hay duda. Luchar contra Isis es luchar contra la barbarie, en defensa de la civilización.

Que buena parte del mundo árabe daría la sensación que calla –no necesariamente por eso de que el que calla otorga pero por las razones que sea calla- también es cierto.

Aún así no estoy dispuesto a agregar una fobia más a todas las ya existentes, demasiadas, de algunas de las cuales como sabemos hemos sido y seguimos siendo víctimas.

El complejo y heterogéneo mundo árabe está compuesto por 1200 millones de personas o más. El decidido combate al terrorismo islámico no debe de ningún modo generar islamofobia. Hay que separar. Debemos separar. También le pido a los árabes comunes y corrientes que nos ayuden a separar.

¿Oyeron hablar de “un tal” Hilel? el que alguna vez, hace dos milenios, pronunció esta célebre frase: “No le hagas a los demás lo que no te gustaría que te hagan a ti”.

Agregar una fobia a las ya existentes: no.

Cambiar una fobia por otra: tampoco.

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba