Menu

Martín Luther King Jr. y los judíos

Martín Luther King Jr. y los judíos

 La Carta desde la cárcel de Birmingham o Carta desde la cárcel de la ciudad de Birmingham, fue una carta abierta escrita el 16 de abril de 1963 por Martin Luther King, Jr., uno de los líderes del Movimiento por los Derechos Civiles en Estados Unidos.

King escribió la carta desde la cárcel de la ciudad de Birmingham en Alabama, donde se encontraba detenido después de una protesta no-violenta en contra de la Segregación racial. La carta es una respuesta a una declaración emitida por ocho miembros del clero de Alabama, el 12 de abril de 1963 titulada "Una llamada a la unidad" (A Call For Unity). En ella declaraban la existencia de las injusticias sociales pero expresaban la creencia de que la batalla contra la segregación racial se debía realizar solamente en las cortes y no llevarlas a las calles. King respondió que sin la fuerte acción directa, como la suya, nunca se podrían alcanzar los verdaderos derechos civiles. Como él dijo "Este 'Esperar' casi siempre ha querido decir 'Nunca.'" Establecía no solo que la Desobediencia civil era justificada de cara a las leyes injustas, sino que "uno tiene la responsabilidad moral de desobedecer las leyes injustas."

En un principio la carta fue publicada como "Carta desde la cárcel de Birmingham" en la edición del 12 de junio de 1963 de The Christian Century (La Centuria Cristiana).1

La carta incluye una cita que se utiliza frecuentemente: "La injusticia en cualquier parte es una amenaza para la justicia en todas partes," así como las palabras citadas por King de Thurgood Marshall: "[La] justicia demasiado demorada es justicia denegada.

Tal vez sean menos conocidas, las conexiones entre el judaísmo y MLK. En dicha carta cita al filósofo judío Martin Buber, cuando expresa:

La segregación, para valernos de la terminología del filósofo judío MARTIN BUBER, sustituye la relación YO y TU, por una relación YO – ELLO, y acaba relegando a las personas a la condición de cosas.

Mas adelante escribe:

No hemos de olvidar jamás, que todo cuanto hicieron los húngaros que luchaban por la libertad se reputaba “ ilegal” en Hungría. Ilegal era ayudar y consolar a un judío en la Alemania de Hitler. Aun así, estoy seguro de que, si hubiera vivido entonces en Alemania, hubiese ayudado y consolado a mis hermanos judíos.

El rabino nacido en Poloncia, Abraham Joshua Heschel, maestro de generaciones y Martin Luther King, se conocieron, el 14 de enero de 1963, en Chicago, donde ambos  dieron discursos en una conferencia sobre la raza y la religión. Optaron por citar el mismo pasaje del profeta Amos. Era para describir su visión común para el mundo, donde " la Justicia fluya como el agua y la rectitud como una poderosa corriente".

 Cuenta Seth Berkman ( Forward, 28 de agosto de 2013) que Heschel falleció en 1972, después de dedicar gran parte de su vida a causas judías y al movimiento de los derechos civiles de los afrodescendientes, pero su hija Susannah Heschel ha llevado a cabo su legado a través de su propio trabajo como profesora de estudios judíos en Dartmouth.

"Recuerdo muy claramente cuando mi padre se fue a Chicago donde lo conoció (a King)" dijo. "Yo estaba en casa con mi madre y ansiosa de escuchar su experiencia. En aquellos días, hacer una llamada telefónica de larga distancia era cara y dificultosa , así que esperamos que él volviese. Fue un gran momento en nuestra familia ".
Más tarde en noviembre, Heschel ayudó a al Dr. King, en la Unión de Sinagogas, en el hotel Concord . Dos años más tarde, cuando King y Heschel marcharon juntos en Selma, Susannah Heschel dijo que estaba asustada por su padre.
"Me sentí aterrorizada de mi padre va porque sabíamos lo que había sucedido cuando la marcha apenas había tratado de llevarse a cabo unas semanas antes", dijo. "La salud de mi padre fue siempre frágil. No sabía si podía soportar la marcha. Si alguien hubiese tratado de golpearlo, creo que hubiera colapsado. Pero al mismo tiempo, debido a que la forma en que mi padre habló sobre el movimiento de derechos civiles, me sentía como si estuviera haciendo la cosa más importante que un ser humano podría estar haciendo en ese momento ".
Mirando hacia atrás, Susannah Heschel dijo que su familia siempre aprecia la amistad que desarrollaron con King y su familia. "Mi padre conocía a mucha gente. Mucha gente pensó que eran amigos y discípulos. Yo diría que a menudo era claro que algunas personas realmente querían a mi padre. Me di cuenta de inmediatamente después que murió . La Señora King, especialmente Yolanda, quería a mi padre. Fue genuino. Era una amistad cercana ".
La influencia de Heschel en el movimiento de los derechos civiles no se olvida, ni las contribuciones de otros grupos y líderes judíos, tales como el Comité de Trabajadores Judíos.

En 1964, Heschel encabezó una marcha en la sede del FBI en Nueva York para protestar por la violencia en Selma y para entregar una petición de protección para las personas que trabajan por los derechos al voto.

En 1963, King ayudó a establecer una conferencia sobre los Judios soviéticos a la que Heschel asistió, y en 1967, King fue co-autor de una protesta contra el bloqueo del Canal de Suez por parte de Nasser, que aislaba a Israel de toda África y Asia.

 

 

 

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba