Menu

Más de un siglo de judíos en Uruguay

Más de un siglo de judíos en Uruguay

Mas de un siglo de judios en Uruguay

Por Juan Raúl Ferreira
Especial para Mensuario Identidad.

Hace más de cien años, nuestra sociedad está integrada por judíos provenientes de diversas partes del mundo. Como bien señala Rafael Porzecanski en su “Uruguay Judío” se sabe de la llegada de corrientes migratorias en las primeras décadas del siglo XX. En 1992 recuerdo haber estado en la celebración de los 75 años de Comunidad Askenazi ¿Cuándo llegaron los primeros sefaradíes… Probablemente algunos con las primeras familias patricias, algunos que habían llegado a España procedentes de la Isla de Rodas… A mi, luego de leer con el Violín a Cuestas de Gustavo Perednik me quedan pocas dudas que Colón como mucho de sus acompañantes eran judíos. En Uruguay, no es un tema de fechas si no de identidad.


Cuando llega por primera vez a Uruguay un President Catalán “El Uruguay es una comunidad espiritual”, proveniente del mismísimo puerto donde zarpó Colón, dijo “quería conocer un país al que Ferreira Aldunate definió como una comunidad espiritual.” Si eso somos, como creo yo, nuestra identidad se forma en torno a valores, los que llevaba el Pueblo de Israel en el Arca sobre sus hombros (como lo recuerda la 8ª estrofa del Solo del Himno Nacional Uruguayo). Somos judeo cristianos, desde el primer amanecer, antes siquiera de saber si había llegado judío alguno a nuestras tierras.


Nuestra solidaridad con Israel nace en torno a valores y sigue con Eretz Israel, su Independencia y naturalmente se consolida con la inmigración. Los judíos que a lo largo de diversas etapas van llegando a nuestra tierra y se hacen uruguayos pero además procrean uruguayos, comienzan a ser entonces parte de nuestra identidad agregada, es decir la del conjunto de tradiciones y elementos culturales que incorporan a nuestro acerbo. Por ello quizás dijo mi padre un día en el Palacio Peñarol “Un uruguayo judío, para ser buen uruguayo debe ante todo ser un buen judío.


La generación de mis mayores vio en su vecino judío, en su compañero de clase o de trabajo, un inmigrante mas en este crisol de culturas que es el Uruguay. Fue recién cuando la tragedia del otro lado del Océanos grito a la conciencia de la humanidad que el uruguayo vio en ese su compatriota judío como tal. La Shoa…. Le mostró al pueblo uruguayo como la familia de tantos compatriotas en otra parte del mundo sufría la persecución y enfrentaba el genocidio, por ser distinto.
Captar en eso “distinto” no solo la riqueza de la diversidad sino la identificación de los valores fundacionales de nuestra civilización, hacía la tragedia más absurda, al judío mas identificable y su participación en la sociedad uruguaya más valorada.


Mi generación ya identificó en el hermano judío al heredero de la tragedia, al portador de valores a aquel de quien siempre podemos nutrirnos espiritualmente. Cada vez que una familia uruguaya enciende las velas, celebra un Bar Mtizba, levanta su copa y bendice al pan al atardecer de un viernes, ilumina en esos valores milenarios que justifican su existencia a todo el resto del Uruguay.

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba