Menu

Hoy no se dicta clase en la escuela de Felipe q.e.p.d.

Hoy no se dicta clase en la escuela de Felipe q.e.p.d.

 

Ecos Uruguay

El educador habla de la infancia: "este país se ha convertido en una máquina de hacer banales todas las discusiones graves".

El asesinato del niño de 10 años Felipe Romero no sólo ha conmovido a la sociedad sino que ha provocado numerosas reflexiones respecto al rol familiar, institucional y del Estado hacia la infancia.

Juan Pedro Mir, maestro y director de escuela, aunque aclara que no habla como tal sino como padre y ciudadano, viene alertando que existe una problemática estructural y ausencia de políticas que defiendan la infancia, y que esto data de varias décadas atrás.

“Es un tema muy complejo que tiene que ver con cómo Uruguay concibe a los niños. Roza lo institucional educativo, pero tiene más relación con su cuidado y el modelo de sociedad que estamos construyendo. Hoy se basa en una lógica hedonista de los adultos. Uruguay está construyendo una sociedad adultocéntrica”, dice el ex director nacional de Educación.

“No puedo hablar del caso de Felipe, que nos ha dado un palazo impresionante en la cabeza a todos. No puedo representar esa tragedia para la cual no tengo palabras. Pero sí nos merecemos, tras las innumerables luces de alerta que están prendidas, analizar como Uruguay trata a los niños y a los jóvenes. Porque este país se ha convertido en una máquina de hacer banales todas las discusiones graves.”

Según Mir, el cuidado de la infancia es un problema grave que debe discutirse, no solo hoy sino de cara al futuro. “Porque el miércoles o jueves vamos a pasar a otro tema y los niños van a seguir siendo vulnerados. Parece que un problema sustituye a otro y no tenemos discursos sociales que nos den los análisis como para formar un proyecto de país determinado”.

Esa situación –dice- ya se refleja cuando se observa que Uruguay ocupa los primeros lugares en el mundo de chicos institucionalizados. “Tenemos récord de niños internados en hogares, a cargo del Estado o administraciones que no son la familia”.

Esto atraviesa todos los sectores sociales, y el tema no se puede politizar, como de derecha o de izquierda, “no se puede sacar tajada”, afirma, agregando que se lo endilga a los sectores populares pero es un mito. “No cuidamos a los niños en todos los sectores sociales porque es un problema estructural”.

Es imperante –afirma- analizar cómo Uruguay se relaciona con su infancia para tomar decisiones de Estado.
Los niños no hacen marchas, los niños no votan

“Tenemos una de las tasas vegetativas más bajas del mundo, desde hace 50 años. Hay 45.000 niños de cada edad. Sin embargo, en las discusiones políticas que se dan en cuanto a los gastos que hace el Estado siempre priman los sectores adultos. Lo vemos en el diseño de la ciudad, del interior de las casas, de las políticas sociales y otras. Nadie discutió el aumento a los jubilados, bien merecido. Sin embargo, cuando hablamos de la infancia empiezan los peros. Debemos discutir cómo nos construimos como una sociedad de bienestar que le da cabida a sus hijos”.

Los niños no hacen marchas, los niños no votan –prosigue el educador- “no tienen capacidad para darse cuenta que son el último orejón del tarro”. Y el primer derecho del niño, indica, es su cuidado.

“¿Por quién? Por los adultos. Y ese cuidado no solamente debe ser visibilizado a través del consumo. Por supuesto todos queremos que nuestros hijos consuman lo necesario para su bienestar pero no podemos tapar los problemas afectivos. Necesitan contención, cuidado, regazo materno, regazo paterno, olor a casa, olor a frito, olor a comida en la casa. Hemos perdido eso”, indica.
Necesitan contención, cuidado, regazo materno, regazo paterno, olor a casa, olor a frito, olor a comida en la casa

Juan Pedro Mir no logra comprender que no haya mecanismos de defensa de la niñez. “Ayer hablaba con un senador muy amigo y le decía que no podía creer que haya un comisionado penitenciario para las cárceles pero no quien defienda a los niños y jóvenes de este país. No lo hay, y no estoy diciendo que no haya comisionado. Me parece maravilloso, así como el defensor del vecino".

¿Pero quién defiende a los niños cuando no los defiende la familia?, se pregunta.

Consultado si no debería ser el Instituto Nacional del Niño y el Adolescente (INAU), Mir indica que habría que analizar si las políticas que este organismo está llevando adelante son efectivas. “Hay un gran vacío ahí. Al niño lo vemos desde el punto de vista médico o institucional educativo. Les dejamos a los médicos y a los maestros su cuidado. Y no nos damos cuenta que primero son de la familia, no son de las instituciones, son de quienes se hacen cargo de traerlos al mundo, de papá y mamá”.

Convertir esto en un problema institucional es tercerizar el problema y no se trata de un tema únicamente institucional, añade. “Ese es un granito en una situación muchísimo más grave, pública –por supuesto que no es íntima o privada- de cómo las familias en Uruguay resolvemos la atención y el cuidado de a quienes invitamos al mundo, que son nuestros hijos”.

Mir advierte que si el tema se institucionaliza se convierte en una discusión presupuestal y no es solamente eso. “Uruguay no cuida a sus hijos: no los cuida cuando van en el auto sin cinturón, nos los cuida cuando para en doble fila y se los hace salir, no los cuida cuando en los ómnibus no se les da el asiento, no lo cuida cuando no les asignan políticas sociales. ¡No los cuidamos en las calles!”

Política de Estado

Desde organizaciones internacionales como Unicef no se cansan de señalarle a Uruguay la importancia del cuidado de su infancia, dice Mir. “Uruguay cree haber resuelto el problema a través de las escuelas y los hogares del INAU. Eso es una parte pero no puede ser la única”.

Como ejemplo cita el tema de la alimentación donde existe un protocolo solo para los centros educativos, sobre qué deben comer o no. “Y está muy bien que así sea, ¿pero qué pasa fuera de la escuela?”
Mañana la escuela a donde van los compañeros de Felipe estará cerrada para los niños. Todo un síntoma del lugar donde los seguimos poniendo. Uruguay duele

La política sobre el consumo de tabaco –dice el experto sin entrar en juicio si está bien o mal- no se ciñó únicamente a las instituciones. "Fue una política de Estado que estableció criterios del cuidado sanitario de los adultos. En cambio, la política de alimentación de los niños se destinó a la escuela. Es la tercerización del rol de las familias. Y no debe ser así: debe haber políticas familiares, de apoyo y sostenimiento”, en todos los temas.

Violencia de género

En el caso puntual de Felipe Romero –dice Mir- se observa nuevamente la violencia de género. “Porque el asesino es un hombre, y la violencia la ejercemos los hombres. ¿Cómo configuramos el rol de varón? También es un tema que debe analizarse profundamente. Yo como hombre, como padre de una niña, como compañero de una mujer, como hijo de una mujer, me lo cuestiono. Hay un tema de violencia masculina que está presente. Tenemos que hacernos cargo de los temas país, de la construcción de los vínculos de poder, y el de la construcción de una sociedad saludable, de una sociedad que le abra las puertas a sus hijos. Cuidémoslos y tengamos políticas de infancia que vayan más allá de la institucionalización, que tenga que ver con el territorio, la salud, la educación, los cuidados, la descentralización, y más y mejor gasto en la infancia”.

Como maestro

Juan Pedro Mir evita hablar del caso puntual de Felipe Romero. Prefiere esperar a que se apacigue su dolor e indignación y que se expida la Justicia. Pero en Facebook, el maestro publicó: "Mañana la escuela a donde van los compañeros de Felipe estará cerrada para los niños. Todo un síntoma del lugar donde los seguimos poniendo. Uruguay duele."

En esa misma red, el consejero de primaria Héctor Florit le respondió: "Desde el mismo jueves se está trabajando en este drama con prudencia y reserva. La suspensión de clases y la jornada de reflexión del lunes, junto a padres que requieran una orientación es un criterio técnico destinado a fortalecer a esa comunidad escolar".

Mir fue contundente en su respuesta: "No lo dudo. Ni dudo del dolor de todos. Pero insisto: mañana la escuela estará cerrada a los niños. Todo un síntoma".

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba