Menu

Llueve sobre Montevideo.

Llueve sobre Montevideo.

 Fernando González Díaz y David Fremd.

 Por Doctor David Malowany.

 Al momento de escribir estas líneas todo Montevideo se halla paralizado por un paro general del transporte a la vez que llueve torrencialmente, redoblando la tristeza.   

 La Unión Nacional de Obreros y Trabajadores del Transporte (Unott) definió en asamblea, que dicha movilización durará 24 horas debido al  fallecimiento de  Fernando González Díaz, de 48 años, quién no pudo recuperarse de un disparo en la cabeza.

 Su muerte da escalofríos, simplemente no respetó la señal de alto que le impuso un maleante que quería despojarlo de la recaudación. Por ello recibió el disparo  que le cegase la vida. Una vida por un par de zapatillas deportivas.

 El economista judío estadounidense Joseph Stiglitz advirtió en su libro El Precio de la Desigualdad que los crecimientos macroeconómicos no  conllevan necesariamente a la igualdad.  Un colectivo  floreciente en sus cifras puede estar  asociado a una sociedad dividida entre ricos y pobres. Un país donde los primeros viven en urbanizaciones cerradas, envían a sus hijos a colegios caros y tienen acceso a la mejor medicina. Al mismo tiempo el resto vive en un ámbito marcado por la inseguridad, una educación mediocre y un sistema de salud precario. Eso se llama economía dual. Dos sociedades que viven una al lado de la otra, pero que apenas se conocen.

 Antes de la secularización de nuestras sociedades, los pobres estaban confiados a la Iglesia que le trasmitía valores.  Como señaló  el Cardenal Daniel Sturla en el Curso para Graduados de la Facultad de Derecho, parafraseando al ex Presidente Julío María Sanguinetti, Uruguay (¿es?) Judeo-cristiano-griego y romano.  El máximo representante de la Iglesia Católica en el Uruguay dijo otra cosa más: si la semana que comienza solo servirá para que la gente consuma o se vaya de turismo, cuando en realidad deber homenajear a un hombre (¿o ser divino?) que se sacrificó por los demás, mejor que el Estado no conmemore nada.

 Los hechos de Paysandú y el vil homicidio de un trabajador del volante demuestran la existencia en nuestro querido país de dos sociedades, viviendo una enfrente de la otra.

 Si algo ha hecho bien la fuerza política que gobierna a los uruguayos desde 2005, es tratar de disminuir dicha brecha, haciendo presente al Estado en asentamientos que durante décadas estuvieron librados a la  buena de d-os, cortando con el neo liberalismo que era la moda hasta la debacle de principios de milenio.

 La sociedad norteña, donde todos se conocen, fue muy solidaria con el asesinato de su coterráneo judío, mientras que la capital se mostró silenciosa, al mismo tiempo que por arte de magia han aumentado las pintadas antisemitas.  Muchos pensamos que el cierre de los comercios judíos a la hora del entierro de Fremd, hizo las delicias de quienes en Uruguay sostienen teorías conspirativas respecto al verdadero poder de  estos en este pequeño país, periférico y provinciano.

 Edmund Morgan (La invención del Pueblo) expresa que las competencias deportivas ofrecen un paralelo con el Carnaval, los dos días antes de la austeridad de la cuaresma, cuando todo se invierte. En dichos escenarios, las personas pueden volverse extremadamente partidarias y bulliciosas a favor de un equipo contra otro en el basketball, fútbol o cualquier otro deporte. Al aclamar gritando al equipo que apoyan, personas de todas clases sociales son llevadas brevemente a una especie de fraternización

 En este contexto, la mesa ejecutiva de la Asociación Uruguaya de Fútbol dispuso que en todos los partidos de la sexta fecha del Torneo Clausura, se realice un minuto de aplauso en homenaje a David Fremd. Al respecto, en el boletín de fijación el órgano que regula el círculo de privilegio refleja el siguiente mensaje: “Se realizará un minuto de aplauso en todos los partidos de Primera División en homenaje a David Fremd, comerciante que fuera asesinado en Paysandú el pasado martes 11 de marzo de 2016, solidarizándonos con su familia y con todo el pueblo uruguayo que condena la violencia y la intolerancia. Su dolor es nuestro dolor”.

 ¿Como se comportará la gente en las tribunas?

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba