Menu

Sobre los héroes del mundo

Sobre los héroes del mundo

MI HIJA  VIVE EN EEUU Y ESTO ES LO QUE ME ENVIO.

 

 Perla Marchewka

El más grande hoy, empezó primero de escuela. Mi esposo por trabajo no viaja nunca. NUN-CA. En realidad 1 o 2 veces al año. Los astros (seguramente uruguayos, porque si fueran estrellitas americanas esto nos pasa) se alinearon de tal manera que nos en kilombaron el día. En casa manejemos mucho el verbo enkilombar. Generalmente sin prefijo, como si el decir “se enkilombo” nos absolviera de culpa y pecado y los días tuvieran vida propia. Cuestión es que el primer día de escuela, al nene lo llevo yo sola (mamucha). Como se imaginan, el primer día de escuela están todos; mamas, papas, abuelos, babysitters, y hasta la vieja que cuida la calle para que no la cruces mal (y para el record siempre la cruzas mal). Cruzar la calle con ella sería como jugar al semáforo…solo que cuando levanta el cartel de “stop” nunca te congelas lo suficientemente rápido para su gusto. A mi pesar, he logrado hacer un “display” digno de película de Disney con mis congelamientos al mejor estilo frozen, pero casi todas las manabas nos ligamos algún rezongón. Entonces y volviendo a las historia de la escuela, se notaba que ese primer día era muy especial. Un espectáculo fue ver la parentela junta, uniformes planchados, fotos y muchas sonrisas con ventanillas…Y ahí fuimos nosotros…yo intentando cubrir todas las bases…Y el vivir lejos tiene eso… que falten los abuelos y tíos y primos para días de este tipo. El café colombiano nunca te deja tirado así que después de una buena taza empecé manos a la obra…foto con su mejor amigo, foto solo y con uniforme limpio, foto con nueva maestra, fotos de nosotros 2, revisación de mochila con nuevos útiles, repaso de atado de cordón (con velcro pero igual repasamos abroche de velcro), una última peinada, últimos cuidados y por ultimo pero no menos importante…..Resumen e instrucción de vianda. Donde está el morfi, que hay en cada compartimento de la vianda, como se abre cada cosa, no sea cosa que mi nene se muera de hambre el primer día de su experiencia escolar. Eso sería la peor pesadilla para cualquier Idishe Mame.  Shtar babel! Y…gracias a la ley de atracción…y hablando de comida…de ahí, de la nada, de la nadita completa…una nena de la fila se vomita. Y no fue un vomito como quien no quiere la cosa. Lo mire a mi hijo y le dije que esta nena me caía bien. Porque ese vomito fue impetuoso, con ganas, absolutamente decisivo y abarcativo…Fue una buena vomitada, digamos...por ende completamente destructivo. De inmediato muchos nos acercamos a esta nena. Y ahí nos dimos cuenta que ella estaba completamente sola. Mi primer pregunta iba a ser si sus papas son Uruguayos y se perdieron su primer día porque “se enkilombaron”. Resulto ser que su mama y papa son maestros y ellos mismos empezaban clases con sus respectivos colegios. Entre el caos del primer día, la maestra agarro a la nena y pregunto quién se la podía llevar a la dirección (vacía el primer día de clase), llamar a los papas (no atenderían estaban en su primer día de clase) o buscar a la enfermera de la escuela (cerrada seguramente porque lo niños el primer día se sacan fotos y no se vomitan). Conclusión, agarrar a la nena sería una sentencia de quizás un par de horas hasta que los niños entren en sus aulas y se calmen las animas. Alguna vez alguno de sus hijos, con golosina ADENTRO de la Baco, quizás un bombón más grande que sus propios cachetes, intentan decirles “mami, yo no estoy comiendo golosina… y hablan con una papa en la boca? Im-po-si-ble de disimular verdad? Bueno, esa mañana yo andaba vestida con ropa de hospital porque me iba directo al labro. Entonces la maestra me miro a mí, como si mi túnica pudiese solucionar el mal criterio de los padres que le dieron a esta pobre nena donuts glaseadas de chocolates para celebrar su primer día de escuela y le cayeron como una bomba y se las vomito. Hice lo que hacen mis nenes con las golosinas…pero no, yo no trabajo hoy, no sé nada de vomito de donuts. Pero no había vuelta atrás. Ella me fijo los ojos y la nena vomitada también. Ser madre de 3 hijos pensé que me hubiese ensebado a delegar tareas (vos te sentad acaso, vos haces pichi allá etc.). Indudablemente no me enseno un pito. Porque de verdad intente delegar este socorro de la nena pero nadie me dio pelota. Estaban todos con las fotos, entrando a sus respectivas salinas para la primera hora de clase abierta. Y no les pude decir que si me la llevo a la nena, MI NENE se queda solo! Sin testigos, sin fotos, sin hinchada para SU clase abierta. Mi hijo me miro con cara de circunstancia (parecida a la de los bombones) y me pregunto si me voy con la nena. Y ahí lo deje a el…Parado, solito, en la fila para entrar a su primer clase abierta de su primer día de escuela. Y ahí estaba yo. Con una nena ajena vomitada en brazos. Primero fuimos al nano y  nos lavamos la cara con agua fresca, logramos sacar gran parte del vomito de la donut de su uniforme (no del glaseado, ese esta pa’ quedarse) y empezamos la recorrida por la escuela. Nadie en enfermería como me sospechaba y nadie en la dirección. Ya nos habíamos visto con esta nena. Pero ahí nos miramos bien…Ella sin sus papas, yo sin mi hijo en un día tan especial. Y charlamos mientras hacíamos tiempo y el tiempo nos de algún plan de acción. Le pregunte si estaba triste de que sus papas no pudieran participar del día especial y Me contó lo feliz que es de tener a su mama que es maestra y a su papa profesor de universidad. Y me dijo que siempre se pierden sus actos escolares pero que a ella no le importa porque sabe que sus papas están ensenando a otros nenes y como sus papas lo saben todo y aman ensebar lo hacen muy bien. Después de 45 minutos llego la secretaria y me agradeció y dijo que iba a intentar localizar a algún familiar que la venga a buscar. Nos dimos un lindo abrazo posiblemente con glaseado incluido y nos despedimos, ella me agradeció reconociendo que el primer día de clases no es bueno para vomitar. Corriendo volé al salón de mi hijo pero acá todo es expeditivo y puntual. 45 minutos después el salón se había cerrado, el flash apagado y lo único que había por hacer era tomarse un café con otros papas. Ahí me quede, pensando en la cara de él, en su deslució de estar solo, sin aplausos, sin fotos, con miedos en su nuevo salón de clase. Me dispuse lograr que alguien me cubra unas horas en mi trabajo y pasarlo a buscar para solucionar este lio en el que me había metido con mi hijo. Ya me imagino “fui el único de toda la clase sin papas”. “me dejaste sin ver mi clase abierta”. Entonces lo fui a buscar con mi “kit de emergencia”. Este kit lo uso para cuando uno “se enkilomba”. Lo fui a buscar con un rico alfajor (se consiguen subiendo la loma en Chicago), sándwich caliente que llego calentito, galletitas de limón y leche chocolatada.  Me fui armada como para la guerra! Como le iba a explicar porque lo deje solo? O porque nos enkilombamos y su papa organizo un viaje en esa fecha? Me perdonaría? Llego la hora y cuando lo vi salir levante la vianda (cosa que viera el morfi antes que a mi) como quien levanta bandera blanca en son de paz…Si boquita pa’ arriba era alegría y significaba que estaba todo okay y me perdonaría gracias al morfi. Si boquita pa’ abajo significaba que estaba ofendido y necesitaría tener una conversación y más explicación de la situación. Sin embargo…su cara no fue de ninguna de los dos. Su cara fue de confusión total. Me disculpe enseguida y pensé que le había pifiado al alfajor “con 3 nenes nunca se quién quiere nieve y quien chocolate”. Me mira y dice” Ma, pensé que habíamos quedado que las porquerías me las traes los viernes y de vez en cuando algún fin de semana, te acordad? Hoy es lunes, y quedamos que tomo esos licuados que siempre te quedan CASI ricos y me dan súper poderes para la natación. Wow. Por ahora venía zafando…. Y… hijo…como te fue en tu primer día de clase? A mí me fue genial, pero como está la nena que te llevaste? Está bien? porque vomito? Habrá comido las mismas porquerías que me compra la tía Je? Porque estaba sola? Te la llevaste al hospital?  Tiene mama? tiene papa? Porque lloro después de vomitar? Le dolía la panza? Tenía feo olor el vómito de ella? Porque te la llevaste vos? Le hiciste él te con miel que nos das cuando nos enfermamos nosotros? Va a ir a la escuela mamaba? se sienta cerca mío en la clase? Tenía 6 años o 6 y medio como yo? Ya no lloro cuando le lavaste la cara? Te tomaste un licuado antes de hacerle upa? Quien la paso a buscar? Como se llama? La veo mañana en la fila? Y así nos volvimos los dos caminando de la escuela…yo apretujándole la mano a el… y el la mía…El orgulloso de mi…yo orgullosísima de él. Los héroes del mundo no somos nosotros. Indudablemente, son ellos. 

 

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba