Menu

Netflix: Thriller ambientado en la Ciudad Vieja de Montevideo.

Netflix: Thriller ambientado en la Ciudad Vieja de Montevideo.

Mario acaba de volver a vivir con su exesposa, Diana, de quien estuvo separado durante dos años. Sus dos hijos vuelven a tener a sus dos padres en casa y la vida de este guionista parece haber vuelto a su cauce.

Pero un día, de vuelta del trabajo, se encuentra con una escena espantosa: Diana siendo violada por dos hombres dentro de su casa. Mario intenta detenerlos, pero no se anima. El miedo, su gran enemigo, le gana.
 
Es que Mario es un hombre aquejado por una enorme cantidad de miedos y fobias, que se esconde detrás de sus creaciones. Pero al enfrentarse con esa situación comienza una espiral de venganza contra los dos violadores (una pareja de hermanos con los que Diana entró en contacto luego de la separación), mientras se enfrenta al frustrante silencio de Diana, que no se anima a contarle lo sucedido, sin saber que su esposo también guarda un secreto.
 
La relación entre la pareja y las actuaciones de Leonardo Sbaraglia como Mario y la brasileña Carolina Dieckmann como Diana son uno de los puntos altos de Era el cielo, que hoy se estrena en los cines locales, y que se trata de una coproducción brasileña, argentina y uruguaya.
 
De hecho, además de contar con varios actores locales como Mirella Pascual y Álvaro Armand Ugon, la película fue filmada en Montevideo y el público local reconocerá varias de las locaciones, desde la plaza Zabala hasta el actual edificio de ASSE.
 
Sin embargo, a pesar del trabajo de sus dos protagonistas, del elenco que los rodea, y del enorme potencial de la historia, su desarrollo queda algo trunco, ya que se hace lento y pesado por varios momentos.
 
Si bien esto se ajusta al tono de la trama y de la película (cortesía del director de fotografía Pedro Luque, curtido en varias películas de terror y suspenso), y del manejo de opresivos silencios, por momentos acaba siendo excesivo.
 
En entrevista con El Observador, Sbaraglia explicó que durante el rodaje se decidió incorporar recursos como locuciones en off para comprender mejor el funcionamiento de su personaje.
 
Eso resultó ser una buena decisión, ya que, de lo contrario, Mario quedaría convertido prácticamente en el villano de la historia. El resultado final es ambiguo (de hecho el personaje es bastante odiable por momentos), pero es más fácil comprender lo que pasa por su mente.
 
Era el cielo también lidia mucho con la construcción y la separación de los espacios personales. Es llamativa la cantidad de tiempo que los diferentes protagonistas pasan dentro de sus autos, generalmente solos, meditando sus siguientes pasos, siguiendo las acciones de otros, o simplemente pensando dentro de sus vehículos, que aquí también funcionan como cápsulas y espacios de escape.
Este filme del brasileño Marco Dutra es una buena opción para los amantes del suspenso y el thriller, aunque puede resultar demasiado densa y sombría para los que no están tan acostumbrados.
 
Es, sin embargo, un buen ejercicio de actuación de sus protagonistas (incluso se le perdona a Sbaraglia que interpretando a un uruguayo diga "departamento") y presenta una historia que, a pesar de su pesadez, es atrapante.

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba