Menu

Porqué no ver las escrituras como parte de nuestra identidad, pero desde un punto secular y laico El cristianismo acaso no es igual a este paralelismo

Porqué no ver las escrituras como parte de nuestra identidad, pero desde un punto secular y laico  El cristianismo acaso no es igual a este paralelismo

 

Mauricio Zieleniec

Como entender la tradición, que nos acerca a lo bíblico, sin ser practicantes, ni creyentes

Es evidente que luego de la caída de Jerusalem por el año 70 d. e C. fue un acontecimiento decisivo en la primera guerra judeo-romana. Seguido por la caída de Masada en el año 73. El ejército romano, dirigido por el futuro emperador Tito, con Tiberio Julio Alejandro y como su segundo al mando, sitió y conquistó la ciudad de Jerusalén, que había estado ocupada por sus defensores israelitas en el año 66 d. e. C. Se destruyó la ciudad y el Templo, centro de las ceremonias y la religión israelita.

Pero nuevamente Jerusalén fue arrasada por el Emperador Adriano nuevamente en el año 135 E.C luego de un nuevo intento dirigido por Bar Kojba de reconquistar Jerusalem, llamada por los romanos Aelia Capitolina. ... Asimismo, 50 ciudades fortificadas y 985 aldeas fueron arrasadas en dicho acontecimiento.

Esto dio nacimiento a un nuevo judaísmo. Un judaísmo sin templo y sin geografía. Dice Amoz Oz que pasamos del templo, al libro, las escrituras, eso fue nuestra geografía virtual.

No desaparecimos, nuestra continuidad estaba en los relatos y escritos, que se iban transformando permanentemente hasta la actualidad, fue el Talmud y luego un sin fin de jajamin, o sabios con distintas interpretaciones a veces contradictorias incluso entre ellas.

Se pregunta OZ, si las escrituras nos constituyeron en siglos, y cada pueblo tiene en su cultura un relato o mito, porque no tomar nuestros relatos desde un punto laico?

 

Con los cristianos, no  existe acaso un paralelismo, con lo que ocurre en nuestro pueblo judío.

La civilización Atlántica o Occidental, pasó luego del absolutismo  y de la revolución industrial a ser básicamente secular.  Las creencias cristianas diversas, son más culturales que practicantes, pero el relato cristiano quedó grabado en las creencias de los no creyentes. Es decir, el mito o relato – la palabra- nos sobrepasa a nuestra forma de pensar. La razón es pequeña frente al relato…

El mito nos constituye, el relato y ceremonias son imprescindibles en nuestro andar antropológico. Pasamos de lo animal a ser “bípedos--míticos”.  Cervantes decía: “La razón de la sin razón”.

 

 

 

 

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba