Menu

Amia a 22 años, cuantas veces me mataron.

Amia a 22 años, cuantas veces me mataron.

 

Mauricio Zieleniec

Nos mataron y asesinaron en todos los siglos, pero 36 siglos después estamos fortalecidos como pueblo. Por cada atentado que sufrimos, tenemos una identidad más fuerte, por cada palabrota de judeofobia, nos unimos más.

Me recuerda al Génesis de la Tora, que como decía Amóz Oz ¿porque no interpretarla en forma atea?;  ella, la Torá, ya  se leyenda, relato, mito o para el creyente algo superior, ella dio  orígenes a nuestra identidad. En el primer relato del Génesis, dice “…y el mundo era todo una turbulencia”. Pero al siguiente versículo, dice y relata cómo se fue construyendo el mundo desde los comienzos, “desde el primer día D´s hasta que el séptimo que  descanso (Shabat).

 Si bien ya se había construido dicho cosmos según el versículo primero.  Interpreto en esa contradictoria situación un mundo existente y turbulento y al versículo siguiente un mundo que se construye  sin partir de algo anterior… Quizás esa es la historia de nuestro pueblo, Permítame interpretarlo con este paralelismo. Nos encontramos en un mundo turbulento que nos intenta anular y luego al igual que el Génesis construimos nuevamente el mundo, nuestro mundo judío.  Es casi una dialéctica Heguelian.

En la AMIA igual que la embajada de Israel , destruida  en Argentina, estos grupos terroristas hoy hacen vivir un mundo turbulento, vemos por ejemplo los ataques terroristas en Francia este 14 de Julio. Condenable. Igual que los ataques dentro de Israel, por encima de los reclamos políticos de los palestinos.

Pero los autores del atentado a la AMIA en un 18 de Julio, partiendo de Irán, Siria, Hezbolla  (al sur de Líbano), hoy su terrorismo les dio su propia medicina. Son la región que más sufre y mueren civiles  en el mundo. Hoy se sabe que en unas seis décadas murieron matándose entre sí, 120 millones de musulmanes, cifra alarmante.   Nada justifica el terrorismo y las consecuencias de métodos terroristas son destrucción, el terrorismo no construye ni antes ni después nada nuevo.

Doloridos por los sucesos de la Amia y los posteriores manejos políticos, judiciales junto al reciente asesinato de Nisman.  Todo ello nos trae retrotrae a  las palabras del profeta Isaías “ …y convertirán sus espadas en arados y no ensayarán mas para la guerra..” Utópico pero es un paradigma vigente.

 

 

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba