Menu

Un estado judío en la URSS

Un estado judío en la URSS

Elías Cohen, Libertad Digital.


El primer estado judío del siglo XX no es Israel. No. Es la Región Judía Autónoma de Birobidjan, promovida por el politburó soviético en 1924, y situada al sur de Siberia, en la frontera rusa con China. Con un tamaño similar al de Virginia Occidental, le debe su nombre a que es el territorio situado entre los ríos, como el Edén bíblico, Biro y Bidjan.

Ahora apenas cuenta con un 1% de población judía, pero en su día compitió con el sionismo en la búsqueda de la independencia política judía.

A finales del siglo XIX y principios del XX el nacionalismo pegaba fuerte. Los soviéticos, para no cometer el mismo error que los zares, quisieron unir a todas las nacionalidades del imperio ruso bajo una misma clase, la trabajadora. El sionismo -el nacionalismo judío- fuertemente implantado en Rusia, era una amenaza a esta sinergia soviética. Y el problema para los bolcheviques era que los judíos, siempre insatisfechos, no se conformarían definiéndose como clase trabajadora.

A pesar de la uniformidad soviética, en los primeros años de la URSS hubo una celebración de diversidad étnica. En tal sentido, Lenin, que en un principio vio con simpatía a los judíos por las persecuciones a las que eran sometidos, lanzó una campaña en contra del Antisemitismo en los primeros años, a pesar de que el judaísmo y las ideas judías estaban perseguidas en la URSS.

Así, la URSS dio a ciertas nacionalidades ciertos niveles de autonomía, como Estonia, Moldavia o Uzbekistán, y bajo el paraguas -y el férreo control - de Moscú, éstas se convirtieron en Repúblicas. La República Soviética Rusa, estableció asimismo divisiones de autonomía más pequeñas, los Oblast, situados en la periferia del imperio. Muchos académicos, como Michael Wiseman, opinan que estas repúblicas y autonomías periféricas para minorías étnicas tenían como objetivo servir de colchón ante futuras invasiones (un ejército invasor matando minorías étnicas supondría mala prensa, y por tanto, provocaba un efecto disuasorio). Concretamente, Birobidjan, fue concebido para proteger la construcción de la línea del transiberiano de una invasión japonesa.

Stalin creía que los judíos no se merecían autonomía

Stalin, que definió el concepto de nación en su libro El Marxismo y la cuestión nacional, creía que los judíos no se merecían autonomía, porque ya se habían diluido mucho en la Diáspora y ya no reunían las características de nación; por lo tanto, sólo procedía su asimilación completa. No obstante, estableciendo Birobidjan, el tirano se quitaba a los judíos comunistas de en medio, y además le servía para demostrar que "los judíos no eran capaces ni de gobernar un Oblast, y mucho menos un país propio".

Es en 1924 cuando el politburó decide la creación de una región autónoma en Rusia para los judíos -inicialmente se pensó en Crimea. El plan comenzó a ponerse en marcha y en 1928 empezaron a llegar los primeros colonos. En 1930 ya había 9 asentamientos y 3 escuelas judías. En 1934 Birobidjan obtuvo su estatus de autonomía. Su lengua oficial era el yiddish. Su calle principal fue bautizada en honor al famoso escritor yiddish Shalom Alejem (autor de El Violinista sobre el tejado) Sin embargo, era todo una fachada. El Birobidjan Star (el periódico oficial de la Región Autónoma Judía) era una traducción yiddish del Pravda; no se practicaba el judaísmo, siendo en resumidas cuentas, una región laica, como todas las soviéticas, en donde se hablaba yiddish.

Además, como tampoco lo es Israel, Birobidjan no fue una tierra de leche y miel precisamente. Las condiciones climatológicas eran horribles y los colonos no tenían preparación suficiente para cultivar o para desarrollar industrias rentables en semejante escenario. El mismo Mijail Kalinin explicó el propósito de Birobidjan: una reserva india para judíos. Si los judíos no querían asimilarse tenían un sitio a donde ir; en todos los demás confines del Imperio Soviético, el judaísmo estaba prohibido.

Pese a ello, los inicios de Birobidjan estuvieron rodeados de esperanza y entusiasmo. Varias publicaciones, distribuidas incluso en los países occidentales, animaban a los judíos a emigrar a su región autónoma de Birobidjan. Incluso unos aviadores, los Birobidjanets, repartieron propaganda en Ucrania y Bielorrusia. Pero por aquellos años era el sionismo el que arrasaba entre los judíos, y la opción palestina era la más lógica -y razonable, dadas las circunstancias en Birobidjan. A este respecto, Birobidjan alcanza su pico de población judía en 1948, y a partir de entonces decrece progresivamente hasta nuestros días.

La Gran Purga de Stalin

Durante la Gran Purga de Stalin, entre 1936 y 1939 muchos judíos comunistas fueron asesinados o deportados a Siberia, incluidos los líderes de Birobidjan. La Gran Purga se cebó también con todo lo que oliera a judío: se borró la entrada "judíos" en la enciclopedia soviética, el partido comunista judío fue destruido y en Birobidjan se quemaron más de 30.000 libros de la sección judaica de su biblioteca. Y la represión continuó. En palabras de Masha Gessen, autora del libro La triste y absurda historia de Birobidjan: "A finales de la década de 1940, una segunda oleada de arrestos y encarcelamientos atravesó la zona, traumatizando a los judíos de Birobidjan y silenciando efectivamente la mayoría de las empresas culturales judías que se habían creado".

Después de la muerte de Stalin, Kruschev declaró en 1953 que Birobidjan era un proyecto fallido, y culpó a los judíos por su aversión a la disciplina y al trabajo.

Con la Perestroika y la caída del Muro de Berlín se ha apreciado cierto renacer de la vida judía en Birobidjan. Actualmente es Chabad Lubavitch, los misioneros jasídicos, los que están revitalizando la cultura y religión judía en Birobidjan.

Uno de tantos experimentos soviéticos fracasados

En 2009 Rusia Today le dio una pintada muy rosa a la historia trágica de Birobidjan. Puede que la Región Autónoma Judía, que así se sigue llamando, ahora esté funcionando normalmente, pero siempre estuvo lejos de ser un lugar próspero y seguro para los judíos. Fue, al fin y al cabo, uno de tantos experimentos soviéticos fracasados, y arrasado por la represión.

En 1958 había 14.000 judíos (de una población total de 326.000), hoy tiene 191.000 habitantes, de los cuales 2.300 son judíos, apenas el 1%. Pero es el primer Estado judío moderno, y siempre podrá decir que es el primero.

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba