Menu

Noche de Rosh Hashana 5777 llena de simbolismos y reflexiones

Noche de Rosh Hashana  5777 llena de simbolismos y reflexiones

 

De Mauricio Zieleniec

 

El mito Hebreo y su leyenda nos constituye

Somos el pueblo de la miel con manzana en Rosh Hashana. Somos también el de la milenaria Tora, aquel que se define como el pueblo del libro, ese pueblo es nuestra  identidad que celebra ahora, año  nuevo, el  5777 y comenzará al anochecer del domingo 2/3 de Octubre. Dicho Jag (fiesta) del nuevo año está marcado por la tradición y las costumbres que se arraigaron en nuestro ADN y superan todo “logo” humano.  Aunque su gestación sea a la vez una creación humana.

 Son momentos o tiempo de reflexión, de introspección en nuestro interior. La tradición marca 10 días hasta Iom Kipur, pero por encima de dicha mística y tradición, este mirar en nuestra espiritualidad nos purifica a nosotros mismo, la mística es sin duda sabia.

Somos criaturas sapiens y eso nos permitió generar creencias, relatos, mitos, que  logran unirnos e idenficarnos en esta cadena de siglos y siglos. Siglos desplegados por los hijos del primer patriarca, donde toda nuestra   historia se identifica como Hebreos, Israelitas y Judíos.  Somos el pueblo de la lectura e interpretación monoteísta, el del patriarca Abraham, del pueblo que salió de la esclavitud y pasó 40 años en el desierto, el del profeta Moisés, el de las tablas de la Tora.

Pero a la vez el “relato” o “mito” nos unió como pueblo y luego con dicha identidad común, vinieron nuestras leyes. Esta legislación, o leyes parten del Tanaj  y se divide en tres grupos distintos: Torá (la Ley), Neviim (los Profetas) y Ketuvim (los Hagiógrafos). Es nuestra Biblia.                                  Todo pueblo crea un mito o leyenda primero y luego esa agrupación humana genera leyes (legislación) que permita la convivencia del colectivo, con un orden que se realimenta de esa unidad. Los Hebreos llevamos al igual que otros pueblos, similar suceso.

 

Nuestras familias se reúnen en torno a esta milenaria e imaginaria división del tiempo.  En aquellos tiempos de israelitas eran pastores y agricultores, el tiempo era conceptuado como un“eterno retorno”; nada cambiaba casi de un año al otro. Por eso en nuestra tradición se simboliza con una  Jalá redonda, similar al tiempo circular, donde no comienza ni termina y todo retorna.  Claro que en el correr de los siglos, con la escritura, junto al relato histórico y luego la Historiología comenzamos a tener  plena conciencia de los cambios en el tiempo. Entonces pasó el tiempo a concebirse modernamente en forma  lineal, es decir no hay “el eterno retorno” como en el tiempo concebido como circular. Pero igual continuamos nuestra milenaria tradición, como si fuese circular. El valor y profundidad de nuestra tradición, siempre será superior al logo (Razón). En eso consiste tener una identidad y eso es judaísmo.

Es toda nuestra sociedad actual mítica; desde banalidades como marcas de perfumes, de ropa, creencia en monedas como el dólar; hasta banderas y países en que vivimos. Todo es un valor virtual creado por nosotros llenos de incertidumbre o creencia dominantes. Ello nos permitió nuestro desarrollo como Homo sapien: la creación e invención por encima de lo real (a diferencia del reino animal)* Harari, de Animales a dioses.

Sonriente diría que somos Homo Sapiens, Semitas e Israelitas de lengua Hebrea. El hebreo pertenece al grupo noroccidental de las lenguas semíticas y al subgrupo cananeo. Dicho subgrupo incluye también al fenicio-púnico, al moabita y al amonita. Al otro subgrupo de las lenguas semíticas noroccidentales pertenece el arameo, cuyas similaridades con el hebreo son sumamente evidentes. Incluso tenemos partes de nuestras escrituras en arameo.                                                                       Y generamos a la vez, una cultura judía, grecoromana y latina por todo el Occidente.

Decía Amos OZ que nuestra Tora y todos sus libros (Tanaj) son parte integral de nuestra identidad. Pero aunque no soy creyente, el  relato igual nos pertenece. Nuestra identidad está en EL LIBRO. Todo ser necesita de una identidad, la nuestra es la judía.

“Bauman afirmó recientemente que la única certidumbre posible es la incertidumbre.” Pero nosotros tenemos certidumbre de nuestra identidad, aunque la misma parta de un mito…por eso somos humanos

Jag shameaj (feliz fiesta) en este nuevo año 5777. Con paz, amor y prosperidad para todos.

Lejaim

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba