Menu

Esta ley favorece a los negadores del holocausto

Esta ley favorece a los negadores del holocausto


Italia podría  sancionar una ley que penalice la negación del Holocausto. O tal vez no. De hecho, el gobierno del país ha estado discutiendo dicha posibilidad hace más de nueve años. En el proceso, se ha estimulado un debate sin fin  sobre dónde trazar la línea entre la libertad de expresión y la incitación al odio.

El martes pasado, el Senado aprobó un proyecto de ley donde la negación del Holocausto es perseguible en algunas circunstancias. Según la ley propuesta, las personas se enfrentarían a una pena de tres años por promover, incitar o cometer actos de discriminación racial basados en parte o totalmente de la negación del Holocausto.

La decisión fue elogiada por los líderes de la comunidad judía, pero duramente criticada por los historiadores - incluyendo algunos judíos.

Renzo Gattegna, presidente de la Unión de Comunidades Judías de Italia, la calificaron como "una victoria" y "una herramienta importante en la lucha contra el odio [racial]." Sin embargo, cuatro destacados historiadores - Marcello Flores, Miguel Gotor, Sergio Luzzatto y Anna Foa, estos dos últimos de ascendencia judía - protestaron la medida como ineficaz y perjudicial para la libertad de expresión.

"No se debe combatir la negación del Holocausto por ilegal. Lo que necesitamos es educar a la gente sobre el tema", dijo Foa, profesora de la Universidad de Roma, en una entrevista telefónica con el diario Haaretz. "La ilegalización, no importa lo despreciable, es problemática y  podría convertirse en un boomerang, transformando a los  antisemitas en mártires.  También me preocupa que el público en general está recibiendo el mensaje equivocado.

 Que la ley es una especie de "a favor de los Judios" y ello fomente el prejuicio ", añadió.

Emanuele Fiano, un  diputado del  Partido Demócrata que apoya el proyecto de ley, rechaza las acusaciones. En su redacción actual, señala, el proyecto de ley haría que la negación del Holocausto no sea un delito per se, sino más bien una "circunstancia agravante en los delitos de odio."

"Tiene sentido que  incitar al odio étnico y racial sea ilegal. De hecho, fue una advertencia de la historia llevó a la ley [contra la incitación] que tenemos", dijo Fiano, en referencia al Holocausto.

El  voto del martes pasado en el Senado está lejos de ser definitivo, sin embargo. La Cámara de Diputados  todavía tiene que aprobar el proyecto - un proceso que podría tardar meses.

¿Por qué la demora?

El sistema político de Italia requiere que cada pequeño cambio en las leyes propuestas deba ser aprobado por las dos cámaras parlamentarias, por lo que el proceso legislativo es lento - y lo más delicado de la cuestión es el largo  debate.  

La proposición de ley que penalice la negación del Holocausto  fue presentada por primera vez en enero de 2007. Sin embargo, ese proyecto fue  empantanado cuando 28 historiadores firmaron una petición alegando que ello sería "dar a los negadores del Holocausto la posibilidad de presentarse a sí mismos como defensores de la libertad de expresión". El proyecto se modificó ligeramente y volvió a presentarse al Parlamento en 2012 y 2013, pero fue en vano.  

 

En febrero de 2015, una versión suavizada de la ley fue redactada, proponiendo que la negación del Holocausto fuese una circunstancia agravante del crimen de odio, como se indicó anteriormente. El proyecto pronto fue aprobado por la Cámara de Diputados, pero tardó más de un año para obtener la luz verde del Senado, que insiste en un ligero cambio de redacción que ahora requiere una nueva votación en la cámara baja.

"El proyecto de ley se ha estancado durante mucho tiempo, incluso para los estándares italianos," dijo Jacopo Tondelli, analista político y editor en jefe del sitio web progresiva Gli Stati Generali, a Haaretz.

Muchos países europeos tienen leyes que penalizan la negación del Holocausto (Francia fue uno de los primeros en adoptarla en 1990, seguido de Alemania, Austria, Bélgica, Alemania y España). La Unión Europea también ha alentado a sus estados miembros a introducir dichas leyes, en una decisión no vinculante en abril de 2007. Sin embargo, se ha demostrado una tuerca particularmente dura de roer en Italia.

La propuesta de ley "no se mueve hacia adelante, porque muchas personas se sienten incómodas al respecto, ya sea por buenas razones - como dudar de su eficacia y las preocupaciones acerca de la libertad de expresión - o por las malas, como tolerar al antisemitismo", dijo Tondelli. "Pero también  muy pocas personas quieren asumir la responsabilidad de rechazarlo por temor a que  se las vea como que forman parte del lado de quienes niegan el Holocausto."

 
Valentina Pisanty, investigadora en la Universidad de Bérgamo,  se opone firmemente a la necesidad y eficacia de una ley de este tipo. "La negación del Holocausto es más marginal en Italia que en otros países europeos, y en su mayoría se lleva a cabo en  Internet, que es difícil de controlar", dijo a Haaretz.

Algunos podrían argumentar que la negación del Holocausto es un problema grave en un país cuyo ex primer ministro, Silvio Berlusconi, infamemente  reivindicó en 2003 que "Mussolini no mató a nadie y Alessandra Mussolini, nieta del Duce, forma parte del Parlamento Europeo por el partido Forza Italia.


Pisanty, sin embargo, sostiene que se trata de un tema aparte. "Italia tiene un problema que es la auto-absolución. Hablamos del Holocausto como si tan sólo Alemania fuera la responsable   El tema debe ser abordado con una mejor educación, para  no rehuir la discusión sobre la participación del régimen fascista en el asesinato de Judios."

Si aceptamos la definición estrecha de la negación del Holocausto, algunos datos apoyan la afirmación de que es marginal en Italia - Sin embargo, cabe señalar que la última encuesta sobre el tema se llevó a cabo hace 12 años. En ese momento, el instituto de investigación italiano Eurispes encontró que sólo el 2,7 por ciento de los italianos cree que el Holocausto no ocurrió, aunque hasta el 11 por ciento cree que el número de muertes había sido exagerado.

"Italia tiene un pequeño número de quienes los niegan porque no reciben mucha publicidad. Si empezamos a ponerlos a prueba, recibirán atención y sus ideas  comenzarán a difundirse, advierte Pisanty. "Eso es precisamente lo que ocurrió en Francia Cuando [Roger] Garaudy fue llevado a juicio [en 1998] y se convirtió en una celebridad menor -. No sólo en en Francia sino en los países de Oriente Medio comenzaron a usar su tesis que niega el Holocausto como una herramienta para atacar a Israel y  a los Judios ", añade el investigador, en referencia a que el filósofo  fue hecho miembro honorario de la Unión de Escritores Árabes en Siria y elogiado por el ex dictador libio Muamar Gadafi.

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba