Menu

El nieto judío de Muhammad Alí

El nieto judío de Muhammad Alí

 Por Benjamin Ivry, The Forward.

El boxeador Muhammad Ali, que murió el 3 de junio a la edad de 74 años, ha sido acusado de tener con frecuencia rispideces con nosotros los judíos. Pero la verdad es más compleja. El campeón de pesos pesados nacido en Louisville en un hogar bautista, se unió a la Nación del Islam en 1964, cambiando su nombre de nacimiento, Cassius Marcellus Clay Jr. con el cual fue honrado en su nacimiento en memoria de un agricultor de Kentucky que luchó en el siglo XIX por la abolición de la esclavitud por el antedicho. 

  Su adhesión a la Nación del Islam  produjo más que alguno que otro comentario anti-israelí. Otros boxeadores como Joe Louis y Floyd Patterson también desaprobaron estas actitudes del campeón. Este último escribió en Sports Illustrated en 1964, que Alí había sido hechizado por gente que no era de lo mejor.

  En 2013, el promotor de boxeo Bob Arum dijo a "The Jewish Telegraph que él tenía que negociar con Elijah Muhammad, líder de la Nación del Islam, antes de con el boxeador.

 Arum dijo que Elijah Muhammad "nunca fue antisemita. Él era anti-blanco a ciencia cierta, pero nunca antisemita ". El propio Ali finalmente se convirtió en sunita y luego fue sufista.

  También su entrenador, asistente y esquinero, Drew Bundini Brown Ali (1928-1987) se convirtió al judaísmo después de su matrimonio en 1950 con Harlem Rhoda Palestine, de origen judío ruso. Brown era algo más que un amigo cercano y colega de Ali; juntos escribieron una serie de poemas que Ali usó en varias reuniones sociales.

  Algunos Idishkait incluso podrían ser discernidos en las interacciones de Ali con el poeta Marianne Moore antes de su pelea de 1967 con Ernie Terrell. Tal como se relata en el libro de George Plimpton "Shadow Box", los dos poetas se reunieron en un restaurante, donde Ali asumió el papel de Bocher yeshiva con el Rebe Moore, escribiendo una advertencia previa en verso. Con humor típico, Ali no pudo resistir burlarse de su guía casi octogenario tenue, frágil mediante la adición de una línea final: "Después de que estoy con él no sería capaz de desafiar a la señora Moore."

  En lugar de estos ecos literarios, más frecuentemente citada es la amistad entre Ali y el comentarista deportivo Howard Cosell (nacido Cohen), cuya hija Jill dijo acerca de la asistencia de Ali en 1995 el funeral de su padre: "[Ali] se sentó a mi lado en el funeral de mi padre. Apenas podía hablar. Después de leer el elogio de la familia, Muhammad me dio una palmada. Tenía lágrimas en su rostro. Le dije, 'Está bien, Muhammad. Ali se divertía con Cosell por su voz única, su peluquin y su gusto por el alcohol. Cosell aceptó llamarlo Alí, cuando otros comentaristas deportivos se aferraban a su antiguo nombre.

  En sus memorias de 2004, "El alma de una mariposa, hizo las siguientes reflexiones.

 "Con los años mi religión ha cambiado y mi espiritualidad evolucionado. La religión y la espiritualidad son muy diferentes, pero la gente a menudo las confunden.  Hay cosas que no se pueden enseñar, pero pueden despertar el corazón. La espiritualidad es el reconocimiento de la luz divina que está dentro de nosotros. No pertenece a ninguna religión en particular; es de todos. Todos tenemos el mismo Dios, que sólo le servimos de manera diferente ... No importa si usted es un musulmán, un cristiano o un Judio. Cuando usted cree en Dios, debe creer que todas las personas son parte de una misma familia. Si amas a Dios, no se puede amar solo a algunos de sus hijos ".

  Coronando esta nueva apertura, en 2012 asistió al bar mitzvah de su nieto Jacob Wertheimer en Filadelfia Congregación de Rodeph Shalom. En Rodeph Shalom, la sinagoga ashkenazi más antigua del hemisferio occidental, Ali " miró la Torá muy de cerca" a su hija Khaliah Ali-Wertheimer que se casó con un judío, contó su biógrafo Thomas Hauser.

   Benjamin Ivry es un colaborador frecuente de la Forward.

 

 

 

 

 

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba