Menu

Haaretz homenajea al Rabino Marshall Meyer

Haaretz homenajea al Rabino Marshall Meyer

El 29 de diciembre de 1993 murió a la edad de 62 años,  Marshall Meyer - el rabino americano que en soledad  fundó el movimiento conservador en la Argentina,  utilizando su posición para trabajar en beneficio de los  "desaparecidos" durante los oscuros años de la Guerra Sucia argentina, regresando  a los Estados Unidos para resucitar a una vieja sinagoga de Manhattan.

 Marshall Theodore Meyer nació en Brooklyn, Nueva York, el 25 de marzo de 1930. Cuando era un niño, sus padres, Isaac y Anita Meyer, se mudaron con Marshall y sus dos hermanos mayores a Norwich, Connecticut. Isaac era un fabricante de ropa.

Después de graduarse  en el Norwich Free Academy, Marshall asistió a la Universidad de Dartmouth, en Nueva Hampshire. Allí estuvo bajo la influencia de Eugen Rosenstock-Huessy, un filósofo de origen alemán e historiador, y judío converso al cristianismo, que desafió a su alumno a explorar su propia conexión con el judaísmo.

Deseosos de escribir una tesis sobre un tema judío, pero carente de formación académica, Meyer fue a Nueva York para contactarse con el  filósofo Abraham Joshua Heschel en el Seminario Teológico Judío. Allí, tuvieron una larga conversación,  persuadiendo a Heschel de que colabore con este escribiendo  una doctrina del amor sobre el Génesis Rabá.

Después de graduarse en Dartmouth, en 1952, Meyer asistió a la escuela rabínica en JTS. Durante esos mismos años, se desempeñó como secretario del rabino Heschel, quien fue conocido por su franqueza sobre los derechos humanos.

Meyer recibió la ordenación como un rabino conservador en 1958. Para entonces, había estado casado durante tres años con Naomi Friedman, a quien había conocido en 1951, cuando tenía sólo 14 años, en el autobús al Campamento Ramá, donde Heschel lo había enviado para que aprenda el hebreo.

Pero el primer trabajo de Meyer fuera del seminario, fue en 1959, cuando aceptó el cargo de asistente del rabino de Buenos Aires  de la reconocida Congregación Israelita. Argentina entonces tenía una población judía de 400.000, pero con instituciones débiles y sin mucho sentido de comunidad.

 

Marshall Meyer estaba decidido a cambiar eso. Pronto fundó una nueva sinagoga, la Comunidad Bet El, que creció rápidamente hasta tener 1.000 miembros y una escuela. También ayudó a fundar primero el seminario rabínico  latinoamericano; una editorial judía; una revista académica; y sucursales locales del Campamento Ramá.

Los Meyers tenían la intención de quedarse por unos años, pero terminaron quedándose en Argentina por más de 25 años. El período incluyó el régimen militar de 1976 hasta 1983, cuando una, junta militar supervisó el secuestro y asesinato de unas 11.000 personas, un número desproporcionado de ellos eran Judios.



Rabino Meyer utilizó la relativa inmunidad que le proporciona su pasaporte estadounidense para irrumpir en prisiones militares para visitar a los secuestrados de todos los orígenes.  Logró que liberaran al periodista Jacobo Timerman  y  ayudó a cientos de perseguidos a  escapar del país. En ese momento, muchos de sus compañeros de Judios fueron críticos de su activismo.

 Restablecida la democracia en Argentina, en 1983, Meyer fue el único extranjero que integró  la Comisión Nacional de Desaparecidos,  que investigó los abusos del gobierno militar. Y cuando eso terminó, él y su familia regresaron a  Estados Unidos.

Después de una breve estancia en la Universidad del judaísmo, en Los Ángeles, aceptó el puesto de rabino en la comunidad B'nai Yeshurun, en Nueva York. Fundada en 1825, la membresía de BY había reducido a unas 90 familias en 1985, y su histórica casa en West 88o St. estaba en un estado de descomposición avanzada.

Una vez más, el liderazgo de Meyer ayudó a  atraer a más de 1.000 familias y con la participación en una amplia gama de actividades de la comunidad. Como Meyer dijo a un entrevistador en 1987, creer que "el judaísmo que no debe estar involucrado en la acción social es una contradicción en todos sus términos."

A principios de diciembre de 1993, el rabino Meyer reveló que sufría de cáncer de páncreas. Murió unas semanas más tarde, el 30 de diciembre. Se enfrentó a su enfermedad con la misma actitud positiva y coraje como el que sostuvo en los otros retos de su vida.

 


David B. Green

 

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba