Menu

Un aeropuerto desbordado.

Un aeropuerto desbordado.

Cuando a fines de la década pasada, el Embajador israelí en Uruguay, Dori Goren, se refería a la colectividad judía uruguaya como la más sionista del mundo, sabía de que hablaba. A lo largo de la historia, casi 16 mil nacidos en Uruguay eligieron a Israel como opción de vida. Además, en 2017, el minúsculo país sudamericano, cuya población apenas supera los tres millones de habitantes envió a mas de un centenar de jóvenes de 18 años de edad, pertenecientes a los movimientos juveniles encabezados por Jazit Hanoar y Macabí Tzair, al programa anual de Masá.

El domingo pasado partieron los contingentes de Habonim Dror, Hanoar Hatzioní, Hashomer Hatzair y Betar, transformando al Aeropuerto Internacional de Carrasco en un jolgorio de familias y jóvenes.

 Masá es una organización de servicio público fundada por la Oficina del Primer Ministro del Gobierno de Israel, junto con la Agencia Judía en 2004. Más de 110.000 jóvenes judíos de 18 a 30 años de más de 60 países han participado en sus programas.

Concebida por el fallecido Primer Ministro israelí Ariel Sharon, la mitad del financiamiento proviene del Gobierno de Israel y la otra mitad   de la Agencia Judía, que es apoyada por las Federaciones Judías de Norteamérica y el Keren Hayesod-UIA. Los participantes en los programas de Masá   que se identifiquen como judíos pueden recibir becas. El programa completo sin beca asciende a los quince mil dólares más el costo del pasaje. 

 El Majón de Madrijim de Kiriat Moriah en Jerusalén abrió sus puertas en el año 1946 como iniciativa de la Organización Sionista Mundial. Durante su historia 15.000 jóvenes de todo el mundo han sido educados para ocupar posiciones influyentes en las comunidades judías diaspóricas y en Israel. Casi un tercio de los graduados del Majón hicieron Aliyah y se integraron en diferentes áreas de la vida  israelí.

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba