Menu

Los atentados en Turquía contra el HDP y la estrategia del miedo

Los atentados en Turquía contra el HDP y la estrategia del miedo

 

por Simon Tisdall  

 

La culpa de los horribles atentados en Ankara, que mataron a 86 personas e hirieron a otras 126 en un mitin de activistas por la paz kurdos, es probable que se atribuya a los terroristas del Estado Islámico (Isis) que operan a través de la larga frontera de Turquía con Siria e Irak. Pero la proximidad de las elecciones generales turcas, previstas para el 1 de noviembre, con toda seguridad aumentarán las sospechas de los partidos de la oposición de que estén involucrados en los mismos las fuerzas oscuras que apoyan al autoritario gobierno encabezado por el presidente Recep Tayyip Erdoğan.

Isis está en conflicto abierto con los combatientes nacionalistas kurdos en el norte de Irak y Siria. En julio pasado uno o varios terroristas suicidas, al parecer de origen turco, atacaron una manifestación por la paz pro-kurda en Suruç, en el sur-este de Turquía. En esa ocasión, 37 personas perdieron la vida.

Isis está también en guerra con el Estado turco, que recientemente acordó permitir  a los cazabombarderos estadounidenses  utilizar su base aérea de Incirlik para atacar a los terroristas en su cuartel general sirio en al-Raqqa y en otros lugares. Erdoğan y su primer ministro, Ahmet Davutoglu, también han lanzado sus propios ataques aéreos turcos contra Isis, en parte en un intento de empujar a los terroristas lejos de la frontera sur, donde han intentado en vano crear una zona refugio o colchón segura.

Turquía ha admitido hasta 2 millones de refugiados sirios desde que la guerra civil estalló en 2011. Aunque la mayoría son víctimas auténticas  de la guerra, algunos podrían ser simpatizantes de Isis y partidarios del califato islámico. Los políticos turcos están preocupados por el "enemigo interno". Al igual que el gobierno británico, teme  la radicalización de su población musulmana.

Isis considera que tanto los kurdos como el Estado turco son objetivos  legítimos, al menos para justificar desde su torcido punto de vista ataques asesinos contra civiles desarmados.

De todos modos, la sospecha de la responsabilidad de los ataques del sábado 10 de octubre, inevitablemente, también recae sobre los grupos ultranacionalistas, incluyendo los Lobos Grises, un oscuros grupo nacionalista turco, y algunos elementos derechistas dentro del aparato de seguridad turco. Erdoğan está actualmente envuelto en una lucha política a vida o muerte con el principal partido de la oposición pro-kurdo, el HDP cara a las urnas el próximo1 de noviembre. El progreso electoral del HDP en las elecciones que tuvieron lugar a principios de este año destruyeron la mayoría parlamentaria que el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) de Erdogan ha disfrutado durante más de una década.

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba