Menu

LLORA LA ESTATUA DE LA LIBERTAD

LLORA LA ESTATUA DE LA LIBERTAD

LLORA LA ESTATUA DE LA LIBERTAD

 

                                       Donald Trump ganó no a pesar de lo que dijo sino POR lo que dijo.

 

                                                                                                                                   Lic. Rafael Winter (Rufo)

 

Todavía estamos sorprendidos -y muchos de nosotros decepcionados- por los resultados de las elecciones de los Estados Unidos que tuvieron lugar la semana pasada. Sorpresas te da la vida pero...esta fue muy grande.

Hillary Clinton, que durante todo el tiempo predominó-en mayor o menor medida-en las encuestas, finalmente fue superada en la elección. Ganó en el total de votos pero, de acuerdo al particular sistema norteamericano de electores por estado, perdió la elección. En lo personal no subestimo a esta mujer, muy capaz a mi juicio pero que no logró, por distintas razones, seducir a muchos votantes y para rematar el FBI le dio el golpe de gracia. Hillary llegó casi a lo más alto: Secretaria de Estado de su país, candidata de su partido (aunque ya Bernie Sanders se la había hecho difícil) y finalmente compitiendo en un "cabeza a cabeza" con quien finalmente fue el ganador. De todos modos no le alcanzó.

A mi juicio, la victoria de Trump es motivo de preocupación y  vergüenza. Crisis de valores en la sociedad norteamericana. Pues el problema- para mí es un serio problema-  no es solamente Trump sino las decenas de millones de personas que votaron por él. Por supuesto que hay motivos: siempre hay motivos. Nada es fruto de la casualidad. También los hubo en 1933 cuando, salvando las distancias, apareció uno que en su propia terminología "quería hacer grande a Alemania ". Un "nuevo orden mundial". 

Sin ánimo de comparar-o en parte sí- ahora aparece uno que quiere hacer a "América great", América grande. ¿Y también un "nuevo orden" mundial?

No sé lo que pasará exactamente en el futuro. Trump llevará a Estados Unidos al aislacionismo (América first), al proteccionismo, o a no sé que: vaya uno a saber. 

Tantas veces  nos quejamos de la demagogia de candidatos que prometen y finalmente no cumplen! 

En este caso es al revés: uno no desea-por lo pronto yo NO deseo-que las promesas del candidato y ahora presidente Trump sean cumplidas: quisiera que en su amplia mayoría, hayan sido pura demagogia, aunque temo que no.

Quienes lo votaron están muy al tanto de sus sentimientos misógenos, xenófobos; de sus injustas y maliciosamente generalizadas posturas y propuestas respecto a México más allá de problemas que son reales.

Aún así lo votaron mujeres, latinos, y otros colectivos más o menos minoritarios -vaya paradoja el ser humano- cuando incluso muchos de su propio partido le dieron la espalda.

Quienes presenciamos recientemente los debates televisivos comprobamos el lamentable estilo de Trump y la forma como destrató a la candidata demócrata, situaciones las cuales ella no siempre supo resolver bien.

Seguramente muchos votaron a Trump porque lo consideraron "el mal menor", otros porque no querían "más de lo mismo", pero quienes lo votaron lo hicieron, sin duda, a sabiendas de cual es su "pensamiento" si es que puede haber algo coherente en el mismo.

La eterna pregunta: ¿"Is good for the jews"?

Me importa, claro esta, un presidente norteamericano que tenga un buen relacionamiento con la comunidad judía, y que apoye a Israel: existencia, defensa, seguridad. Y que ayude a la paz en la región! Por supuesto.  (aunque apoyar a Israel no significa necesariamente coincidir con todas las decisiones del gobierno, del que sea) 

Pero no solo  pensar en estos términos. "Si yo no me preocupo por mi, quien lo hará" dijo el sabio Hilel. "Pero si sólo me preocupo de mí de qué valgo" sentenció el mismo gran sabio. 

Estados Unidos es aún -China se acerca- la principal potencia mundial. En lo personal quiero un presidente que sea bueno para los Estados Unidos, y por lo tanto también para el mundo. Para los judíos e Israel sin duda pero no lo pienso -yo por lo menos - sólo en términos de judíos e Israel.

En los últimos días he escuchado, para mi sorpresa, más voces de las que pensaba que "comprenden", algunos demasiado benévolamente, el "fenómeno" Trump. ¿Por que es más fácil estar del lado de los ganadores, no importa quienes sean o cuales son sus "valores"? ¿Por algunas interesantes promesas que pudo haber hecho en relación a temas que nos son muy sensibles? (todos prometen antes de las elecciones) ¿Por algunos discutibles comentarios que se han hecho-ciertos o no- sobre la otra candidata? ¿Por algún otro motivo?

A partir del momento que fue electo, en estos dias Trump ha moderado en algo su retórica. ¿Lo habrán asesorado? ¿Habrá influído la preocupante reacción de muchos países en el mundo? ¿Le habrán aconsejado en el sentido de que debe ser el presidente de TODOS los norteamericanos?

El "candidato" Trump -a pesar de que ganó, sí, y que su "estrategia" sirvió para ganar- fue impresentable. Esperemos que el "Presidente" Trump  sea mejor  que el candidato. 

Para lo cual va a tener que dejar a un lado muchas de las cosas que prometió.

Mientras tanto la Estatua de la Libertad llora...

                                                                                                                             Lic. Rafael Winter (Rufo)

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba