Menu

Ingrid Bergman, del cine nazi a " Una mujer llamada Golda"

Ingrid Bergman, del cine nazi a " Una mujer llamada Golda"

Por Benjamín Ivri, The Forward.


Ingrid Bergman, cuyo nacimiento hace cien años se celebró el pasado 29 de agosto, es apreciada por los amantes del cine, sobre todo para representar a dos enemigos de los nazis: Ilsa Lund en "Casablanca" y Alicia Huberman en "Notorious", la encarnación final de la carrera, de Alfred Hitchcock.

También representó a Golda Meir en la serie de televisión de 1982 "Una mujer llamada Golda."   Sin embargo, su relación con el judaísmo y los nazis era tan compleja e intrigante como cualquier papel en la pantalla.

Nacida en Estocolmo de madre alemana y padre sueco, Bergman tuvo conocimiento desde el principio de una leyenda de la familia acerca de la posible ascendencia judía. Esto según su biógrafo Charlotte Chandler. En 1926, a los 11 años, Bergman fue supuestamente alertada por una tía materna que su madre podría tener "sangre judía", cosa que no debía vociferarse.  " Aunque Bergman aparentemente cree esta historia y su hija, la actriz y modelo Isabella Rossellini, la ha repetido en diversas ocasiones,  su veracidad no está comprobada. Aleksandra Ziolkowska-Boehm a través del libro  "Ingrid Bergman y sus parientes americanos" afirma que Bergman no tenía ascendencia judía. Una investigación genealógica, se le realizó a su primo materno,en la década de 1950 antes de que pudiera ser concedida una visa de trabajo para Arabia Saudita.  Aún así, Bergman fue muy amiga del  pueblo judío al punto que sus compatriotas la creyeron como perteneciente a dicha etnia.   


Pero en sus comienzos  todo era distinto.  Siendo una estrella en ciernes en su país, a finales de 1930, firmó un contrato de tres películas con la compañía cinematográfica alemana nazi Universum Film AG. Para ello, obtuvo un certificado con el que demostró su ascendencia totalmente aria. Su entonces marido, el neurocirujano sueco Petter Lindström, según los informes, argumentó en contra de haber aceptado ese trabajo, pero su consejo fue ignorado. En entrevistas posteriores, Lindström afirmaría que Bergman   exagera su propio grado de ingenuidad acerca de lo que estaba pasando en Berlín en 1938.

 Ella por lo tanto trabajó en la película "Die vier Gesellen" ("Los Cuatro Compañeros"). En un papel romántico, Bergman es acertadamente seductora y habla con fluidez el alemán. Estaba anunciada como Ingrid Bergman, con su  nombre escrito en estilo alemán.

 En el libro "Las actores nórdicos : Identidades escandinavas en cine clásico de hollywood" (2010) de Arne Lunde explica que Bergman, abandonó a   regañadientes el cine alemán, ya que tenía mucho más impacto y recursos que la industria cinematográfica sueca.   En su autobiografía  "Ingrid Bergman: My Story", afirma que Carl Froelich, director de "Die vier Gesellen" era un "hombre muy talentoso, pero que aceptó ser nazi para trabajar. Tan pronto como entré en el estudio en Berlín sentí la atmósfera, relató ".

De hecho, había muchas razones para pensar que  Froelich era un nazi fiel. 

 Se había unido al Partido Nazi en 1933 y dirigió la Unión de  Críticos de Cine del  Reich (Reichsfilmkammer) . Froelich era  admirado por el ministro del Reich de propaganda, Joseph Goebbels y se convirtió en uno de los pocos cineastas en recibir el título oficial de filmprofessor.

 Lunde  explica que una vez sabido acerca del  Holocausto, Bergman  no se disculpó por su ingenuidad laboral."  Para  Chandler,  Bergman vio en los nazis  una "aberración temporal," demasiada tonta como para ser tomada en serio. '...

Para Chandler, Ingrid  se sintió culpable el resto de su vida, porque cuando estaba en Alemania a finales de la guerra, tenía miedo de presenciar  las atrocidades de los campos de exterminio nazis. "Cualquiera que sea  verdad, Bergman fue promovida por los nazis.  En uno de estos folletos, citado en Antje Ascheid en el libro  " Las  Heroínas de Hitler, la condición de mujer en el cine nazi" (2010) se elogia al pueblo sueco como "estrechamente relacionado con [los alemanes] por naturaleza, [son] hermosos, orgullosos, y de tienen vitalidad robusta! Y esta era tal vez, la razón por la que las estrellas de cine nórdicos  han sido tan populares entre el público alemán ".

En el otoño de 1938, Bergman finalmente  se fue de Alemania y lanzó la carrera cinematográfica estadounidense,  que la convirtió en una estrella internacional. Ella tomó un tiempo antes de decidirse a abandonar su contrato con UFA, según el biógrafo John Russell Taylor. Su embarazo del  que la llegaría a ser la periodista de televisión,  Pia Lindström también puede haber jugado un papel en la decisión de Bergman.  Ella regresó a Estocolmo para dar a luz en septiembre. Apenas dos meses después, se produce la Kristallnacht, el pogrom mortal contra los Judios en la Alemania nazi y Austria.  Seis meses después, en mayo de 1939, Bergman llegó a América en el trasatlántico Queen Mary para buscar fama y fortuna en Hollywood.

La espectacular carrera de Bergman todavía se recuerda. Según los últimos informes, una versión cinematográfica de  la historia de amor entre Bergman y el fotógrafo judío húngaro Robert Capa será dirigida por James Mangold. En el Festival de Cine de Cannes de este año, se proyectó un documental sueco "Ingrid Bergman, En sus propias palabras". Su larga y distinguida carrera fue coronada por la inesperada miniserie "A Woman Called Golda", un papel que ella aceptó - de acuerdo con el escritor  Chandler, para expíar sus pecados de antes de la guerra y ello pese a que padecía un cáncer Terminal, ganando un premio Emmy póstumo .  


Para más historias, vaya a www.forward.com. Suscribirse al boletín diario del Forward en http://forward.com/newsletter/signup/
Lee mas: http://www.haaretz.com/jewish-world/jewish-world-features/1.673969?utm_campaign=Echobox&utm_medium=Social&utm_source=Facebook

 

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba