Menu

Dejen de promover la negación del holocausto.

Dejen de promover la negación del holocausto.
 
Actuación en el Yad Vashem, Museo del Holocausto de Jerusalén. TSAFRIR ABAYOV (AP)

El Museo del Holocausto judío en Jerusalén, Yad Vashem, se embarca de nuevo en una batalla contra los negacionistas del Holocausto. En esta ocasión Robert Rozett, el director de su biblioteca -la que posee la colección más completa del mundo sobre todo lo publicado acerca del genocidio cometido por los nazis- ha escrito al Director General de AmazonJeff Bezos, para pedirle personalmente que tome medidas que impidan la venta en su plataforma de libros que “niegan, distorsionan y trivializan el Holocausto”, dice textualmente. “Le he mandado un email a su cuenta personal, una carta dirigida a él a la dirección postal de la compañía en Seattle y también un correo electrónico a través del servicio de atención al cliente de Amazon, para estar seguros de que nuestra petición llega a su destino”, reconoce Rozett en conversación con EL PAÍS.

 

No han confeccionado una lista de títulos a retirar -eso lo harán más adelante, confiesa- pero sí han ofrecido su ayuda al gigante norteamericano de ventas online para identificar las publicaciones a retirar y han incluido en la misiva tres ejemplos concretos que desearían que Amazon deje de vender de inmediato en sus diferentes páginas web: El archiconocido libro de Richard Harwood Did six million really died?, que pone en duda que realmente murieran seis millones de personas en los campos de concentración de la Alemania de Hitler, durante la Segunda Guerra Mundial; The Hoax of the Twentieth Century: The case against the presumed extermination of european jewry, escrito por Arthur R. Butz, que mantiene que el exterminio a gran escala en Auschwitz no se produjo y por eso los aliados no podían tener conocimiento de él y por último, The Leuchter Reports: Critical Edition de Fred A. Leuchter y otros autores, conocido comúnmente como el Informe Leuchter y concebido para poner en tela de juicio la existencia de cámaras de gas en los campos de concentración nazis.

Hace años, cuando la empresa norteamericana empezaba a despegar, Yad Vashem ya se puso en contacto con la dirección de la compañía para pedirles que no fuesen cómplices de la distribución de libros que “fomentan el odio y alimentan el antisemitismo”, dice Rozett, pero la firma se escudó en la libertad de expresión para no retirarlos.

En algunos países, como Alemania -donde la negación del Holocausto es delito- Amazon no distribuye esos libros. Tampoco lo hace en sus filiales de España, Italia o Francia pero sí en Estados Unidos y el Reino Unido donde, para Rozett, también existe una frontera entre lo legal y lo correcto que no se debería traspasar, a pesar de que, negar el genocidio judío, no esté tipificado como algo ilegal. “Puede ser legal, pero no es correcto o ¿es correcto lucrarse con material que fomenta el odio? ¿se debe ganar dinero a cualquier precio?”, pregunta el director de la Biblioteca de Yad Vashem a quienes, como Amazon, defienden la venta de ese tipo de publicaciones en aras de la libertad..

Por eso, el director de la Biblioteca del Museo del Holocausto asegura que, aunque no reciban respuesta de Amazon, no cejarán en su empeño de retirar del mercado todas aquellas publicaciones que cuestionan el exterminio organizado y a gran escala cometido por los nazis. “Especialmente ahora que estamos viendo como en las últimas dos semanas hay un repunte de violencia contra los judíos en Estados Unidos”, recalca Rozett.

Se refiere a las falsas amenazas de bomba recibidas durante el mes de febrero por al menos 11 centros judíos norteamericanos y a la profanación, la semana pasada, de un cementerio judío en los suburbios de St. Louis y en cuya reconstrucción también están colaborando activistas musulmanes que defienden la convivencia multirreligiosa.

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba