Menu

Cr. Israel Buszkaniec (LITO) Presidente del C. Central Israelita del Uruguay. Con Identidad

Cr. Israel Buszkaniec (LITO) Presidente del C. Central  Israelita del Uruguay. Con Identidad

Entrevistamos al 

 Mensuario Identidad y C.J.H. Secular

Periodista ¿Hay indiferencia ante el antisemitismo en Uruguay? Te hago un

comentario: fue noticia hace unas semanas que aparecieron pintadas

antisemitas en Paraná.  Acá, las pintadas antisemitas no son noticia. Esa es

la cuestión, la indiferencia del uruguayo medio frente a las expresiones

antisemitas.

 

 L-

      En lo que el Comité Central ha conocido, no hay grupos antisemitas ni

de izquierda ni de derecha organizados; en todo caso es notorio en el mes de

marzo,  el triste hecho de Paysandú, era un converso, musulmán, que son los

más peligrosos y el hecho de Salto, donde se procesó a un activista nazi en

las redes sociales, fue el Comité quien lo denunció dos semanas antes del

homicidio de David Fremd, pero era un individuo aislado, no era un grupo.

Que hay antisemitas no tengas la más mínima duda y cada vez que tienen

oportunidad de salir, se manifiestan.

 

P:¿Y tú no has notado que hay más indiferencia?

 

 L: No hay demasiados antisemitas pero si se usa demasiado la ignorancia de

la gente; generalmente el tema más usado para  generar el antisemitismo  es

el Medio Oriente, es muy notorio, cada vez saben menos y opinan más. El tema

de Fuecys- El sindicado que agrupa a los empleados de Industria y Comercio-

fue notorio con el apoyo local al BDS ( Boycott, Desinversión, Sanciones a

Israel) que viene del exterior y de tiempo atrás y va a desembarcar en

Uruguay  y le va a complicar la vida a quienes aman al Estado de Israel.

 

 P-: Está lleno de  pintadas antisemitas, eso puede incidir en que

trascienda menos cuando se da un hecho...

 

 L-: Antes los carteles era la forma más fácil de exteriorizar el

antisemitismo, ahora lo hacen por las redes sociales, no obstante, en la

Ruta Interbalnearia cada seis kilómetros están las pintadas.

 

 P-: En lo de Fuecys tengo entendido que estuviste reunido con la máxima

dirigencia del Pit-Cnt

...

 C: No, no. En Fuecys  el tema concreto es que el director de Derechos

Humanos sacó un comunicado hablando de un supuesto apartheid que se produce

en Israel en contra de la población árabe y palestina y pidiendo el boicot a

la compra de productos israelíes.

 

      Íbamos a pedir una reunión con el Pit-Cnt, una reunión urgente, porque

ir a discutir con Fuecys no nos parecía que era lo más conducente; además

queríamos combatir esa infamia por otros medios que pidiendo la

retractación. La dirigencia del Comité Central pensó que si la dirigencia

central del  Pit emitía un comunicado no ratificando lo actuado por su

filial de Industria y Comercio, como en definitiva aconteció, Fuecys,

quedaría desairado y en soledad.

 

¿Por qué digo que hay confusión incluso dentro del sindicato de comercio e

industria? Fijate que existe en  Fuecys una lista electoral  que se opone al

pedido de boicot.  Esa lista opositora reconoce que en Israel hay un

gobierno democrático.  No obstante que existió un cuestionador como el ex

Presidente Mujica que habló de Israel como generador de un genocidio, por

las muchas muertes que causó en la intervención en Gaza,  en diciembre de

2014,  dice lo mismo que la lista de Fuecys que aprovechó la situación para

hacer campaña interna. No todas las listas de Fuecys comparten los

pensamientos de quien hizo público el comunicado.

 

 La posición firme fue la de la dirigencia del Pit-CNT al decirnos

privadamente  que si se resolvía no comprar por violación a los derechos

humanos, a los países violadores de derechos humanos, empezarían por China,

Cuba... Nos lo dijeron a nosotros en una conversación privada, tenemos una

muy buena relación con el Pit.

 

El tema Fuecys es un tema que empezó en verdad antes de la emisión del

comunicado. El 19 de abril hubo un acto en un salón del Pit. Se lo pidieron

para una actividad y al final hicieron otra, una actividad por la causa

Palestina, que no  era para lo que habían pedido el salón  y por lo tanto el

Pit resolvió que antes de concederse el uso de salas de su sede  se tiene

que  justificar su uso.  El 20 de abril confeccionan un comunicado que se

difundió veinte días después.

 

Respecto de la falta de acompañamiento de la dirigencia del PIT, se

definieron varios gremios,  por lo menos los más importantes y resolvieron

el texto que deben haber consensuado, debe haberles llevado bastante tiempo

de comas y puntos.

 

 P: Pasando a otro tema hay un concepto tradicional  que habla del judaísmo

mirado como una religión. Nosotros somos un movimiento secular y muchas

veces chocamos con la idea de que las instituciones, las comunidades sobre

todo tienen una institucionalidad religiosa a pesar de que la mayoría de la

colectividad  no es practicante. Nosotros, los judíos seculares, vemos en

eso una dificultad de  como se expresa comunitariamente aspectos del

judaísmo no religioso, por decirlo de alguna forma.

 

 L-: No creo que nunca haya sido esa la posición del Comité Central, estamos

hablando del Comité yo puedo responder por solo por el Comité. No creo que

sea una organización que defienda los puntos de vista religiosos.  El Comité

es político, no religioso... No nos pasa por la cabeza, en absoluto. Tampoco

tomamos posiciones políticas de acuerdo a como vemos el mundo los militantes

de turno. Los que estamos hace muchos años militando en dicha organización,

nos sacamos la camiseta de las instituciones  de las cuales venimos para

compartir la posición de la mayoría del Comité Central con relación al

gobierno de Israel.  Ejemplo:…En el año 2001, no importa quién era el

Presidente, el Comité Central Israelita estaba más dedicado a temas

culturales. Yo sugiero que no se puede descuidar los aspectos políticos. Fue

entonces que con Miguel Brechner nos ocupamos de cuidar ese aspecto.  De las

primeras cosas que logramos fue la necesidad de obtener consensos. Si se

cumplen tales pautas, apoyamos al gobierno de Israel, si no se cumplen no

apoyamos al gobierno israelí de turno.

 

 P-: Nuestra impresión es que en el portal web del Comité o a través de

otras formas de comunicación, la organización no es lo suficientemente

crítica con el gobierno de Netanyahu.

 

 L-: Mirá, hace unos años, yo no era el Presidente del Comité en ese

momento,  llamé a Eduardo –Lalo- Fernández del Partido Socialista y le dije:

mirá quiero charlar contigo. Me dice: venite a la Casa del Pueblo y

charlamos. Está bien, voy, llego en la puerta me encuentro con Ariel

Bergamino, embajador de Uruguay en Cuba, que estaba unos días por

Montevideo, llego al tercer piso por escalera, a pesar de mi condición

física, entra   Fernández,  ex director de Cancillería hoy encargado de

asuntos  internacionales de la Intendencia de Montevideo.  Fue durante el

primer  gobierno de Tabaré, cuando Gargano era el Ministro de Relaciones

Exteriores. Ambos fueron muy críticos de varias actitudes palestinas a la

hora de llegar al acuerdo definitivo de paz, propiciado por Bill Clinton en

el año 2001, en Camp David, cuando el Primer Ministro era  Ehud Barak y

vivía Arafat. El propio Fernández me transmitió en ese momento que ambas

partes en el conflicto no ofrecían lo mismo. A Israel se le pedía más.

 

Desde otro punto de vista, las  Naciones Unidas mueven millones de dólares

para velar por la causa de los refugiados palestinos, de los cuales son

genuinamente refugiados unos pocos y muchos menos recursos son empleados

para el resto de las causas.

 

Salió el viernes pasado- segunda semana de mayo de 2016-un artículo sobre la

bronca de Bill Clinton porque por culpa de Arafat, él se perdió el Premio

Nobel de la Paz. Ehud Barak, le dijo a Arafat, Presidente ¿que le tengo que

dar para que ustedes firmen un acuerdo de paz? Se cuenta extraoficialmente

que Arafat le respondió que nada. Lo que Israel le ofreciese no le bastaría

a los palestinos que verían para siempre perdida su esperanza que toda la

región quede en sus manos. Arafat le comentó a Barak, Ustedes salieron del

Líbano a cambio de nada, que le puedo decir a mi pueblo para justificar que

conseguí la paz.

 

Yo pienso que ese fue el mismo error de los acuerdos de Oslo, firmados en

1993 entre el Gobierno de Yitzak Rabin y Arafat, porque Oslo fue una

torpeza, porque no se puede firmar un acuerdo en donde tú cedes cosas

materiales, durante no sé qué cantidad de años a cambio de muy poco, solo

con la  promesa que la otra parte va a cumplir. Porque la Autoridad

Palestina no tenía una sanción dura sino cumplía su parte del acuerdo.

 

Entre otras,  la primera violación del acuerdo, a los tres meses, es que no

podía haber nada más que 45.000 personas equipadas con armas policiales y

vean hoy la realidad armamenticia de los palestinos.

 

Fíjense, Israel se retiró en el año 2000 del sur del Líbano, sin obtener

nada a cambio.  Se retiró unilateralmente de la Franja de Gaza en el año

2005, sin que el bando palestino hiciese resignaciones.

 

Dos años atrás, le hicieron saber al gobierno de Israel que en ninguna

circunstancia irían a la mesa de negociaciones, mientras los judíos no

declinasen de construir  nuevos  asentamientos de colonos en Cisjordania o

barrios en la parte que ocupó Jordania de Jerusalén. Nueve meses después,

cuando Israel ya daba por declinada las expectativas de que la Autoridad

Palestina se sentase a negociar, Mahmud Abbas dijo bueno, sentémosnos.

Netanyahu pensó que se trataba de una broma. Le replicó, te pedí juntarnos

diez meses atrás!

 

Hace tres meses Netanyahu ofreció ir a Ramalah sin condiciones, para

deliberar sobre el proceso de paz.  Kerry, el secretario de Estado de EEUU,

replicó que no debería haber un diálogo sin la participación de la gran

potencia del norte.

 

 P: Lito, yo pienso que se cometieron errores en la política exterior

israelí. Cuando se entregó la Franja de Gaza sabiendo el entorno que hay,

obviamente el entorno de las armas supera cualquier cosa política y

naturalmente en toda negociación hay que tenerlo en cuenta. Entiendo que

nosotros en Israel queremos consolidar nuestro país  o nuestra patria; la

duda que me cabe y es una interrogante, se la planteamos a nuestro colega,

David Mandel de Israel y nos dio una respuesta muy interesante… ¿cómo

podemos aceptar un Estado de  Israel en un futuro, porque queremos decir un

Estado Judío, llamémosle no políticamente, lo que sea, pero queremos un

Estado con las características judías, entonces corremos el riesgo si

continuamos así, que Cisjordania sea parte de Israel y que la mayoría de los

que vivan en Israel no sean judíos. Perdemos el Estado Judío. En esa

contradicción ¿qué pensás vos?

 

 L-: Te voy a dar mi punto de vista personal, no como Presidente del Comité

Central. No hay otra opción que aceptar la existencia de un Estado Palestino

junto al Estado Judío. En caso contrario, por permitir la existencia de un

solo estado que además sea judío, ponemos en juego el carácter democrático

de Israel. Son las dos consecuencias sino aceptas un segundo estado en la

región. O perdés la democracia o perdés al Estado Judío. No hay opción.

Porque si los árabes van a ser mayoría en la opción de un solo estado,  este

será Judio a costa de la democracia.

 

Sin ninguna duda que hay que tratar de convivir con la población árabe lo

mejor posible pero hay que analizar porqué pasan algunas cosas. La gente se

confunde cuando gana la derecha. De repente matemáticamente te diría que yo

prefiero  esperar al resultado de las elecciones que basarme en las

encuestas que se hacen en medio de un gobierno.

 

 P-: No entiendo ¿que querés decir con eso?

 

 L: La opinión pública mundial no acierta respecto a las causas que llevan

al votante israelí a votar por gobiernos de derecha.

 

 P-: Pero eso es un análisis político, hay países donde la derecha gana y

hay otros países donde la derecha no gana

 

 L-: Pero  los últimos casos, en Israel ganó la derecha ¿y sabés porque pasó

eso?   Uno hace el análisis. La misma noche de la elección hubo un análisis

correctísimo que te explicaría porqué prefiero esperar al resultado de las

elecciones para medir la opinión del electorado israelí.

La última vez que ganó la izquierda en Israel, salvo dos momentos fue en el

74, después ganaron los dos generales el más renombrado Rabin y Barak y

después no ganaron más porque la gente cuando va a votar no está viviendo

pacíficamente como en Uruguay, Argentina o Chile. Está en Israel. Si tú

viste algún spot publicitario de las elecciones de Israel, había uno

excepcional: hay un matrimonio que está por salir, esperando la baby sitter.

Suena el timbre, dice el joven matrimonio, debe ser ella.  Abren la puerta y

aparece Netanyahu. En la pantalla se lee,¿quién va a cuidar mejor a tus

hijos que  Netanyahu ?

 

Cuando la gente va a votar en Israel no toman en cuenta todo lo que te

hablan

los opinadores en la prensa sobre la situación económica, cuando van a votar

es la seguridad el tema tenido en cuenta. Mientras no podamos resolver ese

tema, no van a elegir al gobierno que de repente uno elegiría si tuviera la

libertad de elección de todas las variables. Limita muchísimo ese tema y

además Israel estaría muchísimo mejor económicamente si no existiese el

conflicto.

 

P-: Las cosas tienen una complejidad mayor. Israel hoy en día es punta en el

mundo en ( ) porque eso tuvo una financiación en el área militar. No es tan

sencillo...

 

 L-: Digamos que no le fue tan mal con la inversión...

 

 P-:No es que yo no acepte la democracia pero no puedo juzgar a los pueblos

como votan. En Austria pudo haber ganado un ultra derechista.

 

L: No tengo porqué salir a explicar y menos como el Presidente del Comité,

porque el Estado de Israel constituye una democracia con mayúsculas. Por

ejemplo en la Knesset, el parlamento israelí, decidieron que una candidata

árabe no podía ser elegible.  El presidente de la comisión electoral es un

árabe y la Suprema Corte de Justicia declaró ilegal dicha resolución.  Más

democracia que eso, en Sudamérica yo creo que no existe...

 

 Agradecemos la presencia del Cr.  Israel Buszkaniec que siguió

intercambiando opiniones una hora después de finalizada la entrevista.

Pragmático,  sincero, defensor de Israel  pero no a cualquier precio,

sentimos sin duda que es un buen representante de todos nosotros.

 

 

 

 

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba