Menu

¿Cambio de régimen global?

¿Cambio de régimen global?

 

 

El pasado mayo, en una entrevista concedida a Bloomberg, el hoy presidente electo de EEUU, Donald Trump, dijo que en “cinco o 10 años más surgirá un partido de los trabajadores, de quienes no han tenido un aumento de sueldo real en los últimos 20 años y que hoy están muy enojados”. No se equivocó. Según el reciente informe de McKinsey Global Institute “Poorer than their parents” más del 80% de las rentas medias y bajas han caído o están congeladas desde 1990.

Para esos sectores, el lema de campaña de Trump Make America great again tenía todo el sentido del mundo. Un análisis demográfico de The New York Times sobre las primarias republicanas encontró que el nivel de apoyo a Trump tenía una relación directa con la población blanca sin educación media o superior, de religión evangélica. Es decir, las víctimas de la globalización. En las primarias de Michigan, cuna de la industria automotriz, Trump amenazó a Ford con imponer un arancel del 35% a vehículos importados de México si la compañía trasladaba a ese país la planta que iba a cerrar en el Estado. “Música para los oídos de mi Estado”, escribió el cineasta Michael Moore, quien predijo la victoria de Trump en un artículo premonitorio.

 

En California, Trump pronunció su discurso más proteccionista y prometió obligar a Apple a fabricar sus iPhones en EEUU y Monessen, Pensilvania, que  fue el corazón de la industria siderúrgica, hoy casi extinguida en el Estado por la competencia del acero chino. Trump explotó así los miedos reales de los blue collar workers o unskilled que han perdido sus antiguos empleos en una industria pesada ya inexistente en Michigan, Ohio, Pensilvania y Wisconsin, los Estados industriales del norte del Medio Oeste.

Esos cuatro Estados, tradicionalmente demócratas y que eligen gobernadores republicanos desde 2010, son zonas sembradas de fábricas abandonadas donde antes trabajaba la próspera clase media blanca –que aún representa el 43% del electorado– y atribuye todos sus males al NAFTA (Tratado de Libre Comercio de América del Norte) ratificado en 1994.

En 1953, en el apogeo de su industria, las manufacturas representaban el 28% del PIB. En 2009, esa cifra era el 11%. En 1979, el sector daba empleo a casi 20 millones de trabajadores. Hoy solo son 12 millones y podría caer un 22% de aquí a 2025, según estimaciones del Boston Consulting Group, debido a la robotización. Los robots no cometen errores, no tienen vacaciones y no piden aumento de sueldo. Y ese efecto también comienza a sentirse en el sector servicios, aumentando el subempleo y la precariedad laboral, pese a que desde 2010 el país ha creado 14,9 millones de empleos.

Una reciente encuesta de Pew preguntó: ¿Usted o la gente como usted hace 50 años estaba mejor o peor? El 80% de los votantes de Trump dijo estar peor. Entre los votantes de Clinton fue el 18%. Entre 2001 y 2013 el PIB creció un 20% y desde 1970 se ha triplicado. El problema es que la cifra de desempleo (5%) oculta un alto porcentaje de subempleo y trabajos a tiempo parcial. Según el premio Nobel de Economía Angus Deaton ese grupo demográfico es “propenso a la desesperación porque ha perdido el relato de sus vidas”.

Según la OCDE, mientras en Dinamarca el 90% del aumento del ingreso desde 1990 fue al 90% de la población, en EEUU en el mismo lapso el 80% terminó en manos del 10% más rico. El propio US Census Bureau estima que entre 2009 y 2014 solo el 20% de la población más rica vio aumentar sus ingresos reales. El problema es que Trump explotó el fracaso del sistema en la distribución del ingreso para hacer todo tipo de propuestas demagógicas. Según la Cámara de Comercio de EEUU, si se abre una guerra comercial con China y se desmantela el NAFTA, se perderán 3,5 millones de empleos. Y cerrar las fronteras no devolverá los puestos de trabajo perdidos. Pero si un votante medio no tiene nada que perder, no se va a asustar por la amenaza de una recesión.

España Relaciones E·xteriores

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba