Menu

Lamentamos informar un atentado en TEl AVIV Baruj Dayan Emet

Lamentamos informar un atentado en TEl AVIV Baruj Dayan Emet

Personal de seguridad israelí en la zona en la que este miércoles se ha producido un tiroteo. BAZ RATNER REUTERS

Apenas cinco días después de la multitudinaria y festiva celebración del día del Orgullo Gay, la ciudad de Tel Aviv, el principal centro económico de Israel, se vio anoche conmocionada por un atentado que causó tres muertos y media decena de heridos.
Dos hombres armados abrieron fuego indiscriminadamente contra los clientes de dos restaurantes situados en el área del mercado de Sarona, un complejo de ocio de lujo próximo a la sede del Ministerio de Defensa israelí y el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas. Al menos uno de los heridos en el atentado se encontraba en estado grave, según informaron los servicios de emergencia al diario Haaretz, ingresado en el cercano hospital de Ichilov.

Las televisiones locales mostraban imágenes del caos registrado en la zona, que fue acordonada por un gran despliegue de las fuerzas de seguridad, tras el ataque de los dos pistoleros. En una de las grabaciones de televisión se observa cómo los agentes de seguridad reducen a un supuesto agresor. La policía israelí detuvo a ambos atacantes, primos procedentes de Hebrón, en el sur de Cisjordania. Uno de los palestinos resultó herido.

Durante el fin de semana pasado se concentraron en Tel Aviv más de 200.000 personas, entre ellas miles de turistas llegados para la ocupación, a fin de participar en el desfile del día del Orgullo Gay. El atentado se produce al comienzo del Ramadán, el mes sagrado musulmán de ayuno y oración que los grupos islamistas radicales consideran propicio para lanzar ataques.
Un tercer sospechoso

La policía, que investiga los hechos como “ataque terrorista”, intentaba anoche localizar a un tercer palestino que presuntamente había colaborado en la ejecución del atentado.
Dos personas murieron y otras siete resultaron heridas en un ataque similar registrado a comienzos del pasado mes de enero en un céntrico bar de Tel Aviv protagonizado por un ciudadano israelí árabe que se había radicalizado, según reconoció su propia familia.
En la ola desencadenada desde el pasado mes de octubre han muerto una treintena de israelíes y dos centenares de palestinos, dos tercios de los cuales fueron abatidos por las fuerzas de seguridad al ser considerados atacantes.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, que acababa de regresar de un viaje oficial a Rusia, se dirigió desde el aeropuerto de Ben Gurion hacia la sede del Ministerio de Defensa, donde presidió la reunión de un gabinete de crisis en el que participaron el ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, y el de Seguridad nacional, Gilad Erdan, así como los máximos responsables de los servicios de seguridad y del Shin Bet.

La ciudad de Tel Aviv no se ha visto tan afectada como Jerusalén y los asentamientos judíos de Cisjordania por la ola de violencia conocida como Intifada de los cuchillos, por los sucesivos ataques con arma blanca contra soldados y policías, así como contra judíos ultraortodoxos y colonos. El principal foco de negocios y de entretenimiento de Israel ha sufrido sin embargoi varios ataques.

 

 
 

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba