Menu

La ciudadanía de los árabes israelíes es precaria

La ciudadanía de los árabes israelíes es precaria

En Israel, la ciudadanía de los árabes es condicionada.

La ciudadanía árabe en el Estado judío en verdad nunca se ha considerado como igual que la de los Judios de Israel, haciéndolos blanco fácil para los líderes políticos judíos.


Nadeem Shehadeh 11 de enero 2016 14:20



 
El primer ministro de Israel volvió a sus andanzas.  Después del ataque mortal en Tel Aviv, el día de Año Nuevo, Netanyahu volvió a atacar y a deslegitimar a los ciudadanos árabes del Estado, simplemente para ganar puntos políticos - exactamente como lo ha hecho en innumerables ocasiones anteriores.

Fue Netanyahu quien en 1996 uso como de lema de su campaña electoral,  "Netanyahu - Bueno para los Judios." También fue Netanyahu, que en un video de Facebook , en la última campaña electoral manifestó que el gobierno de derecha estaba en peligro, dado que las ONGS estaban facilitando el transporte de los votantes árabes.  

 

La razón por las que estas aberraciones son posibles, de que gratuitamente ataquen a la minoría palestina,  - como Netanyahu y su gobierno hacen tan a menudo - es porque desde el establecimiento del Estado de  Israel, la ciudadanía árabe en el Estado nunca fue considerada como igual a la de los Judios israelíes. Siempre fue vista como una ciudadanía condicionada que podría ser cambiada y amenazada cuando fuese necesario.

Históricamente, el Ejercito de Israel, gobernó a los pueblos árabes hasta 1966, lo que demuestra lo antedicho. Hoy en día, es evidente la sutil  discriminación racial realizada en los controles de seguridad en el aeropuerto de Ben-Gurion.

Pero la diferencia también existe en formas mucho más notorias. En las últimas dos décadas, los políticos como Avigdor Lieberman, han promovido un zona de residencia para los árabes, cambiando  el área de Wadi Ara el 'en el norte de Israel con los asentamientos israelíes en la ocupada Cisjordania. El objetivo es revocar la ciudadanía de la población árabe de la zona como parte del acuerdo para poner fin al conflicto palestino-israelí.

Esta noción de ciudadanía condicional para los ciudadanos árabes no se atiene solo a su fragilidad, también afecta a la realización de otros derechos básicos. Un buen ejemplo de esto es la reciente decisión del ministro de Defensa, para proscribir la rama norte del Movimiento Islámico, que es uno de los movimientos políticos y sociales más importantes dentro de la minoría árabe. El ministro de Defensa, se decantó por la normativa de emergencia, que han permanecido intacta desde el mandato británico colonial, con el fin de violar gravemente la libertad de expresión y la libertad de reunión de una parte importante de la comunidad árabe en Israel.

Otro ejemplo es la decisión del Gobierno de condicionar el principal acuerdo presupuestario al que se llegó recientemente con líderes árabes, cuyo objetivo es era cerrar la brecha socio-económica entre Judios y árabes. Una vez más, los derechos y los servicios básicos que se requieren para mejorar el bienestar de la comunidad árabe en cambio se mantuvieron como rehenes por razones de motivación política.

Esta amplia gama de políticas no se aplican, creando una atmósfera cada vez más racista donde se considera aceptable para los ciudadanos judíos de abusar en los dichos contra los árabes en la esfera pública. Esto fue evidente en el incidente Aegean Airlines, la semana pasada, cuando los pasajeros israelíes en un vuelo de Grecia a Israel obligaron a la tripulación de la cabina para eliminar dos ciudadanos árabes del vuelo antes de despegar, por considerarlos una amenaza para la seguridad.

La comunidad árabe siempre ha luchado contra esta existencia discriminatoria, con su gente, líderes, partidos políticos y la sociedad civil,  promoviendo una agenda de igualdad política y civil. Mientras la ciudadanía árabe de Israel es visto y tratado como condicional, la atmósfera actual sólo empeorará. La verdadera y esencial igualdad para la minoría árabe, a nivel colectivo e individual, es la única manera de detener esta erosión en el estado de su ciudadanía.

Nadeem Shehadeh es abogado en la unidad de derechos civiles y políticos Adalah, para la minoría árabe en Israel

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba