Menu

Ex alcalde venezolano, es horrible ver escrito " judío de mierda" en el frente de tu casa.

Ex alcalde venezolano, es horrible ver escrito " judío de mierda" en el frente de tu casa.

WASHINGTON (JTA) - Ron Kampeas. 

David Smolansky se convirtió en el rostro de la resistencia al régimen del presidente venezolano, Nicolás Maduro. No  es difícil darse cuenta de por qué los principales medios de comunicación lo buscan constantemente para comentar sobre el régimen socialista represivo y su economía colapsante: Smolansky, de 32 años,  periodista y ex activista estudiantil, es el alcalde más joven en la historia de su país. Cuando el año pasado se dio cuenta de que era blanco de arrestos por su política, adoptó una identidad falsa, se afeitó la barba, usó un sombrero plano y despejó 35 puestos de control antes de llegar a las selvas de Brasil, alcanzando así el exilio. 

"Mis abuelos dejaron la Unión Soviética en 1927, mi padre abandonó Cuba en 1970, así que soy la tercera generación de Smolansky que ha tenido que abandonar un país debido a un régimen totalitario", dijo a la BBC en diciembre.

"Soy la tercera generación que ha tenido que emigrar", dijo a Reuters el mes pasado.

JTA se reunió con Smolansky esta semana en un centro de estudios ubicado cerca de K Street, el corredor de los think tanks y cabilderos de la capital del país.

"Han sido mi inspiración", dijo sobre su padre y su abuelo. "Tuvieron que huir de un país dos veces y recuperarse".

Ambos abuelos de Smolansky dejaron lo que ahora es Ucrania debido al antisemitismo y las privaciones de la vida en la Unión Soviética. Se conocieron en Cuba y se casaron, comenzando un negocio de ropa. No pudieron resistir las presiones sobre los negocios traídas por el régimen de Castro, y en 1970 partieron para una breve estadía en México antes de trasladarse a Venezuela. "No tenían ninguna libertad", dijo. "La casa de mi familia [en Cuba] ahora es un 'Centro de Política Socialista'".

Sus abuelos murieron en 1989, cuando tenía 3 años de edas. Su memoria de su abuelo, Naum, es el placer que tuvo al llevar a su nieto a una panadería cercana; Las líneas de pan en la Unión Soviética lo llevaron a atesorar la libertad de obtener pan cuando él quisiera.

Ahora su padre vive en Venezuela bajo la atenta mirada del régimen.

 El partido de Smolansky, Voluntad Popular, surgió de los esfuerzos de base a mediados de la década de 2000 para resistir los cambios radicales a la ley constitucional propuesta por  Hugo Chávez, que parecían dirigidos a sofocar la oposición. Muchos de los líderes de  Voluntad Popular eran alcaldes. Su líder, Leopoldo López, se encuentra actualmente en prisión.

Smolansky fue miembro fundador del partido en 2009, y cuatro años más tarde, a los 28 años, ganó fácilmente su candidatura para convertirse en alcalde de El Hatillo, un municipio en la ciudad capital de Caracas.

Dijo que sus raíces judías siempre han sido  caldo de cultuvo para sus atacantes.

"He sido acusado de ser el jefe del sionismo en Venezuela, fui acusado de haber sido entrenado por el Mossad", dijo sobre la agencia de inteligencia israelí. "Las paredes de mi casa estaban cubiertas de graffiti, 'mierda sionista.' Es horrible ver a la gente en las redes sociales referirse a mí como un 'judío de mierda'".

Smolansky no se identifica como completamente judío; dice que tuvo una educación judía y católica (su madre es católica). Pero dijo que jugó un papel en darle forma; extraña estar con su padre en Iom Kipur. "Voy con mi padre a la sinagoga" en el día judío de la expiación y dos veces, dijo Smolansky, ayunó con su padre. "Es un día muy especial, te separas de casi todos, estás contigo mismo y piensas en el último año", dijo.

Se inquieta por el número cada vez menor de la comunidad judía en su país, diciendo que ahora no asciende a más de 10,000, por debajo de lo que Smolansky y otros observadores dicen que eran 30,000 antes de que Chávez llegara al poder en 1998.

Smolansky, que no está casado, es un académico visitante en la Universidad de Georgetown. Está investigando la seguridad para los ciudadanos, con énfasis en el estado de Caracas como una de las ciudades más violentas del mundo y los peligros que el gobierno de Venezuela representa para la región, en parte debido a sus vínculos con Hezbolá, la milicia terrorista libanesa aliada con Irán. La proximidad de Venezuela, advierte Smolansky, coloca a Hezbollah "a tres horas en avión de Estados Unidos".

Su misión es abogar por su partido, que toma una línea más dura que otros en la coalición de grupos que enfrenta a Maduro. Smolansky dijo que enterró a cinco residentes de El Hatillo, que se encontraban entre los 130 manifestantes asesinados el año pasado durante las protestas contra el gobierno. Él quiere expandir el grupo de Lima, la agrupación de 17 países en las Américas que buscan una solución pacífica a la crisis de Venezuela.

Su franqueza lo acerca a algunas posturas controvertidas: no descartará la defensa de un golpe militar para sacar a Maduro del poder, diciendo que el ejército debería cumplir su función constitucional: una laguna lo suficientemente amplia como para conducir un tanque en su camino hacia el Palacio presidencial. La oposición está boicoteando las elecciones presidenciales previstas para el 22 de abril, diciendo que el sistema está amañado.

 

Smolansky, mientras tanto, está buscando aliados. Los floridanos judíos  lo invitaron a asistir a la conferencia de este mes del Comité de Asuntos Públicos de Israel, que le pareció "interesante". Quiere que Israel se pronuncie: dado que sus relaciones con Venezuela son mínimas, habiendo retirado su embajador ante un exabrupto del ex presidente Chavez. 

 

"Será importante tener una declaración", dijo.

 

Sobre todo, a diferencia de sus padres y abuelos, Smolansky insiste en que su exilio no es permanente. "No quiero que me desconecten de los venezolanos", dijo.

 

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba