Menu

Uruguay conmovido por padre que evita la interrupción de un embarazo.

Uruguay conmovido por padre que evita la interrupción de un embarazo.

Ecos Uruguay

Ocurrió en Soriano, a cuatrocientos kilómetros de la Capital de Uruguay. Una mujer no quería tener un hijo. El padre sí y presentó un recurso de amparo ante la Justicia, que falló a su favor.

Una jueza de Mercedes, Soriano, dio lugar a un recurso de amparo dispuesto por un padre para que detener el proceso de interrupción de un embarazo solicitado por la madre. 

Este fue un fallo inédito desde que está vigente la ley 19.987 de Interrupción Voluntaria del Embarazo, de 2012, según le dijo a ECOS el abogado del padre, Federico Arregui.

La jueza, Pura Concepción Book Silva, le dio lugar a la acción de amparo presentada por esta parte y también al recurso de inconstitucionalidad presentado, añadió Arregui. 

"Con el recurso de institucionalidad, la jueza hizo una pieza por separado y lo mandó a la Suprema Corte de Justicia", agregó.

El fallo, al que accedió ECOS y que fuera publicado este mismo miércoles por la agencia Uypress, es del martes 21. Este viernes vence el plazo para su apelación.

Recurso

De acuerdo con la sentencia, el 25 de enero la mujer de iniciales N.O. le comunica a M.B., con quien había entablado "una relación amorosa", que estaba embaraza, que el embrión era fruto de ambos y que estaba haciendo los trámites para abortar en una mutualista de ese departamento. 

"El accionante intentó por todas formas posibles hacer reflexionar a la demandada para que depusiera su actitud, lo cual resultó infructuoso, por lo que tuvo que activar los mecanismos legales tendientes a la protección de la vida del hijo en común", indica el fallo.

La pareja no convivía. El padre decía que quería hacerse cargo del niño luego de nacido. 

Arregui dice que su argumentación se basó en los artículos 7, 72 y 332 de la Constitución de la República, así como el artículo 4 del Pacto de San José de Costa Rica y el preámbulo sobre la Convención de los Derechos del Niño. Estas últimas normas internacionales hablan sobre el derecho del niño desde la concepción. Sin embargo, la jueza fue más allá.

"La jueza acoge nuestro fundamento, pero además, como fundamentos propios dice que la situación (de la madre) no está dentro de las condicionantes que exige la ley (se refiere al inciso 1 del artículo 3 de la ley 18.987) y, además, que hubo errores de procedimiento de la institución médica en la que se atendió. La ley obliga a poner en la historia clínica determinada información que no se puso", indicó Arregui.

El inciso 1 del artículo 3 de la ley 19.987 expresa: "Dentro del plazo establecido en el artículo anterior de la presente ley, la mujer deberá acudir a consulta médica ante una institución del Sistema Nacional Integrado de Salud, a efectos de poner en conocimiento del médico las circunstancias derivadas de las condiciones en que ha sobrevenido la concepción, situaciones de penuria económica, sociales o familiares o etarias que a su criterio le impiden continuar con el embarazo en curso".

Sentencia

Según el fallo de la jueza, si bien "no cabe duda que la mujer tiene derecho a decidir sobre su capacidad o autonomía reproductiva, como planear su familia, a estar libre de interferencias al tomar esas decisiones", al producirse el embarazo "la situación es otra porque al haber un ser humano nuevo con derechos inherentes a su condición de tal protegidos legalmente, la decisión de interrumpir el embarazo no atañe solo a su cuerpo sino que realmente también afecta a otro ser humano, con vida, la vida que tutela en sus principios generales la misma ley 18.987".

Como la interrupción del embarazo es legal hasta las 12 semanas de gestación, el abogado Arregui reconoce que, incluso si se apelara el fallo, recurso cuyo plazo para ser presentado vence este viernes, los tiempos están a favor de su patrocinado.

"Ella no quiere tener el niño. Fue una relación transitoria, de unos meses, no casual. Ella no lo quiere tener. Y el padre pide que se lo den y él lo cría", dice Arregui que fue la motivación de su defendido
.
Consultado sobre cómo se entiende que la mujer sea obligada a gestar un bebé contra su voluntad, ahora que hay una ley que atiende esas situaciones, el abogado respondió: "Eso es un tema muy de valores de cada uno. Lo que usted dice está bien, desde un punto de vista. Yo, como abogado, veo la criatura humana que ella tiene en su cuerpo. En realidad, creo que la mujer es dueña de hacer lo que le parezca con su vida y con su cuerpo. El tema es que el niño que está ahí es producto de ambos. Yo creo que en definitiva hay un error. Es muy difícil legislar. Esto no se previó con la ley. Se previó el caso de la mujer que quedó sola. Cuando el hombre la abandona a la mujer. Este caso no se había dado todavía, el de un hombre que quiera asumir".

Arregui dijo a ECOS que "sería un atrevido, una actitud muy soberbia" si pensara que este fallo -inédito- pudiera generar jurisprudencia.

La Jueza Letrada de Primera Instancia de Mercedes de 3º Turno, Dra. Pura Book Silva, hizo lugar a una demanda de amparo disponiendo la suspensión de un procedimiento de interrupción voluntaria del embarazo para proteger los derechos fundamentales del concebido. Su sentencia fue recurrida por la mujer que cursa la gestación de marras.

 

En su sentencia, Book sostiene que permitir a la madre continuar con el proceso de interrupción del embarazo “implicaría una infracción a la normativa vigente y aplicable al caso, porque no se cumplen los requisitos formales previstos en el art 3° inc 1, no hay prueba registrada en la historia clínica de su cumplimiento, rigiendo en este proceso la aplicación de las normas de la prueba previstas en el CGP, por lo que firmemente sostiene la suscrita deben controlarse en su prueba porque de dicho control y valoración, de estar acreditado que fueron cumplidos, depende nada menos que la continuación de los procedimientos destinados a detener el proceso de gestación, de la vida y la integridad de un concebido”.


Más adelante agrega que “una vez producido el embarazo la situación es otra porque al haber un ser humano nuevo con derechos inherentes a su condición de tal protegidos legalmente, la decisión de interrumpir el embarazo no atañe solo a su cuerpo sino que realmente también afecta a otro ser humano, con vida, la vida que tutela en sus principios generales la misma ley 18.987”.


Encarar con ligereza la procedencia de estos procedimientos destinados a interrumpir la vida de un ser protegido legalmente, sin cumplir con los requisitos señalados, o dando razones no probadas de ellos, implicaría prácticamente entender al aborto como un medio interruptivo de la vida humana, de fácil y rápido acceso, en contra de toda la normativa nacional sobre el tema de acuerdo a la interpretación lógico sistemática del orden jurídico” dijo.


Ante esa falencia, y en el conflicto entre el derecho a la autodeterminación de la mujer sin razones atendibles que justifiquen el impedimento para continuar el embarazo de acuerdo a lo expuesto en la audiencia, sin prueba de afectación sicológica, valorando la situación concreta con criterio de razonabilidad o proporcionalidad, frente al derecho a la vida del concebido, entiende la suscrita debe primar el derecho a la vida consagrado en nuestro jurídico” subraya la magistrada en su decisión.

Un grupo de organizaciones sociales condenó este viernes la decisión de la jueza Pura Concepción Book, de la jueza Pura Concepción Book, de impedir el derecho de una mujer de transitar libremente el proceso de Interrupción Voluntaria del Embarazo, previsto en la Ley 18.987.

 

El documento, firmado por CLADEM, Cotidiano Mujer, la Federación de Estudiantes Universitarios, Mujeres en el Horno, Mizangas, Multimostro Colectivo, MYSU, Ovejas Negras, la Red Canarias en Movimiento, Proderechos y RUJAP, recuerda que, tanto en Uruguay como en la normativa internacional, no existen disposiciones que refieran al derecho del no nacido como sujeto de derecho.

 

Además, apunta que, si el embrión no es persona, no es posible, por tanto, que se le nombre un defensor de oficio, y que el genitor "no tiene ningún derecho en esta situación", y carece de legitimación procesal para solicitar amparo. En ese sentido, agrega que el concebido "no ha nacido viable y vivido 24 horas naturales, por lo que no es persona, ni su progenitor ejerce la patria potestad todavía".

 

El comunicado recuerda que la ley 18.987 garantiza el derecho de las mujeres a abortar, y "el único consentimiento que la ley exige es el de la mujer".

 

A juicio de los firmantes, la resolución de la jueza Book es "errónea y arbitraria en su interpretación de los derechos humanos, en tanto universales, indivisibles e interdependientes".

 

La nota expresa que la decisión de la magistrada está "permeada por concepciones personalísimas sobre el embarazo y las obligaciones de las mujeres", y que "todo obstáculo que se le ponga a las mujeres en su derecho a interrumpir el embarazo en las condiciones legalmente previstas, es una violación de sus derechos, de la que el Estado es responsable".

 

 

 

 

 

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba